Otra familia para celebrar

Este mes de enero, mi madre celebra su centenario y mis padres celebran su 73 aniversario de bodas. Papá es mucho más joven que mamá. ¡Solo tiene 98 años!

Me han preguntado muchas veces si heredé sus buenos genes. No estoy seguro de eso. Pero sé que mamá y papá me han dado una herencia aún más preciosa: el regalo de la vida, el regalo de la fe y el regalo del buen ejemplo.

Mamá y papá son parte de lo que el periodista Tom Brokaw llamó “la generación más grande”. Papá es un veterano de la Segunda Guerra Mundial y un miembro veterano de Caballeros de Colón. Sirvió en la Marina en un LST (barco de desembarco, tanque) cerca de Okinawa. Conoció a mi madre en 1946, aproximadamente un año después de que volvió a entrar en la vida civil.

De hecho, creo que San José tuvo algo que ver con reunirlos. Mi abuela materna sabía que mi futura madre estaba buscando un buen esposo católico, por lo que la abuela le hizo una novena a San José. Efectivamente, el 19 de marzo de 1946 (día de la fiesta de San José), papá llegó para llevar a mamá a una primera cita. La abuela lo miró y preguntó: “¿Eres el hombre que envió San José?” Evidentemente, lo era. Se casaron el 17 de enero de 1947.

Mis padres trabajaron duro. Papá trabajaba para la compañía telefónica y mamá se quedaba en casa para cuidar a los tres niños. Éramos tremendos. Además de lidiar con mis travesuras, mi madre también tenía la responsabilidad desafiante de cuidar a mi hermano mayor con necesidades especiales. Al aceptar esa pesada cruz, mamá y papá me enseñaron mucho sobre el compromiso y la perseverancia. Frankie murió hace unos años; Mamá y papá lo amaron fielmente y lo cuidaron hasta el final de su vida. Mi hermano menor vino 11 años después de que yo naciera. Tenía la edad suficiente para presenciar cómo el amor de mis padres envolvió al nuevo miembro de nuestra familia.

Mamá y papá nos enseñaron la fe, tanto de palabra como de ejemplo. En ese tiempo, mis compañeros de clase y yo estudiamos el Catecismo de Baltimore. Todas las noches se esperaba que memorizara un cierto número de preguntas y respuestas sobre el catecismo. Mamá siempre se aseguró de que yo aprendiese las respuestas correctas.

Mis padres esperaban que yo estudiara mucho, que me comportara bien y que fuera respetuoso con las hermanas religiosas que nos enseñaban. Por lo general, estaba bien, pero cuando el teléfono sonó alrededor de las 4 de la tarde y escuché a mamá decir que ella y el Sr. Lori estarían en el convento esa noche a las 7, supe que había problemas por delante.

A una edad temprana, tuve la idea de que Dios me estaba llamando a ser sacerdote. Le anuncié solemnemente esto a mamá y papá. Seguramente sabían que era demasiado joven para estar tan seguro de mí mismo, pero, de ser así, no lo dejaron pasar. Me animaron gentilmente. No me empujaron ni me desanimaron. Pero a medida que me acercaba a la ordenación, sentí su alegría en mi vocación sacerdotal. Todavía percibo esa alegría.

Hasta el día de hoy, cuando los visito, ofrezco misa en su habitación en el hogar de ancianos y los unjo. “¡Qué regalo!”, Siempre dice mamá. Pero cuando se le pregunta si está orgullosa de mí, mamá responde con astucia: “No orgullosa, pero agradecida con Dios”.

Además de todo lo demás, mamá está dotada artísticamente. Tengo varias de sus pinturas y las aprecio. Ella y papá también eran buenos con las herramientas eléctricas: en su mayor parte, hicieron sus propias renovaciones y reparaciones del hogar; ¡ese gene definitivamente no me fue entregado! Y en medio de todo, siempre tenían tiempo para otros necesitados. Cuando todavía estaba en el seminario, comenzaron a visitar a los enfermos y ancianos en los asilos y continuaron haciéndolo hasta que ellos envejecieron. Durante muchos años asistieron a misa diariamente y recibían diariamente la Eucaristía y nunca pasaron un día sin rezar el rosario.

Pronto los familiares y amigos se reunirán para celebrar el gran cumpleaños de mi madre y el aniversario de mis padres. Espero poder compartir ese feliz momento de celebración y acción de gracias. Que el Señor los bendiga a ellos en su amor mutuo y en el amor que han compartido con tantos.

 

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori was installed as the 16th Archbishop of Baltimore May 16, 2012.

Prior to his appointment to Baltimore, Archbishop Lori served as Bishop of the Diocese of Bridgeport, Conn., from 2001 to 2012 and as Auxiliary Bishop of the Archdiocese of Washington from 1995 to 2001.

A native of Louisville, Ky., Archbishop Lori holds a bachelor's degree from the Seminary of St. Pius X in Erlanger, Ky., a master's degree from Mount St. Mary's Seminary in Emmitsburg and a doctorate in sacred theology from The Catholic University of America. He was ordained to the priesthood for the Archdiocese of Washington in 1977.

In addition to his responsibilities in the Archdiocese of Baltimore, Archbishop Lori serves as Supreme Chaplain of the Knights of Columbus and is the former chairman of the U.S. Conference of Catholic Bishops' Ad Hoc Committee for Religious Liberty.