Archdiocese of Baltimore Logo

Stay Connected   Share   Print   

Recomendaciones para ministerio Hispano

Las siguientes son recomendaciones que ayudarán a crear una visión común del ministerio hispano en nuestra diócesis. Son sugerencias que, por supuesto, deben ser adaptadas a la realidad local.

  1. Dedicar tiempo a la educación de los feligreses no-hispanos y animarlos activamente a que se familiaricen con las realidades de la cultura y ministerio hispano.
  2. Crear oportunidades para que los feligreses hispanos y no-hispanos se conozcan y compartan sus dones. Estrategias que se pueden usar: liturgias bilingües en ocasiones especiales, boletines bilingües, anuncios desde el púlpito sobre las diferentes actividades parroquiales, proyectos en conjunto, clases de inglés, clases de español, celebraciones culturales como por ejemplo: Posadas, Nuestra Señora de Guadalupe, Epifanía, Mes Nacional de la Herencia Hispana y celebraciones que reflejen los otros grupos étnicos principales de la parroquia.
  3. Promover la inscripción de los hispanos en la parroquia, especialmente entre aquéllos que soliciten sacramentos. Es importante ayudar a las familias a llenar los formularios.
  4. Formar un comité hispano que sea el vínculo entre los hispanos que no hablan inglés y la parroquia. Esto facilitará una mejor comunicación y un ministerio más organizado.
  5. Buscar activamente representación hispana en el consejo pastoral y otros comités de la parroquia. La invitación personal es el método más efectivo de reclutar. Los principiantes necesitan acompañamiento constante.
  6. Incluir al ministerio hispano en la planificación general y el perfil de la parroquia.
  7. Buscar activamente una personas bilingüe cuando se contrate personal nuevo, independientemente de la posición.
  8. Prestar especial atención a los jóvenes hispanos recién llegados, entre 18 y 35 años. Son un gran segmento de nuestra población hispana, con frecuencia no hablan inglés, tienen muy poca educación formal, están indocumentados y son los más propensos a irse para otras iglesias.
  9. Integrar en la medida de lo posible la educación religiosa de los niños y jóvenes hispanos que hablan inglés desde la primaria hasta la secundaria, para comenzar a preparar futuros líderes parroquiales hispanos. SIN EMBARGO, es importante ser sensible a la realidad de su cultura y estado socio-económico, en especial al hecho de que sus padres tal vez no hablan inglés, su horario de trabajo o falta de transporte pueden impedirles asistir a las clases regulares y algunos niños mayores pueden necesitar preparación especial para los sacramentos. TAMBIEN es una buena idea ofrecer formación en la fé en español para los padres para que así se motiven a ayudar a sus hijos y los animen a que aprendan.
  10. Ofrecer catequesis en español para aquellos niños, jóvenes y adultos que no hablan inglés. Se recomiendan programas de formación en español para los adultos que hablan inglés, pero su primer idioma es el español. Esto les proporcionará un lugar seguro para desarrollar sus dones y asegurará una fuente constante de nuevos líderes para la parroquia.
  11. Buscar activamente a católicos hispanos que no estén asistiendo a la iglesia. Posibles estrategias: visitas a domicilio, anuncios en los lugares de trabajo, lavanderías y mercados frecuentados por los hispanos, etc.
  12. Tratar constantemente de identificar nuevos líderes potenciales, extenderles una invitación personal a participar y acompañarlos durante su proceso de formación.
  13. Ser sensible al origen nacional y socio-económico específico de los feligreses hispanos. Celebrar sus tradiciones, mencionar los eventos principales en sus países de origen y tratar de formar líderes entre ellos para que otros les sigan.
  14. Dar fuertes señales de hospitalidad como símbolos culturales en el altar, vestimentas, dar la bienvenida a personas que lleguen por primera vez, preguntar por su país de origen y conversar con ellos después de misa.
  15. Trabajar con oficinas gubernamentales, privadas y diocesanas que pueden proveer servicios a la comunidad hispana. Por ejemplo: hospitales, médicos, abogados, Caridades Católicas, Servicios de Inmigración y Refugiados, Oficina del Ministerio Migratorio, Oficina para el Apostolado Hispano.