Un mensaje del Arzobispo Lori

7 de junio de 2020

Queridos Amigos en Cristo,

Escribo para compartir con ustedes noticias importantes sobre los pasos inmediatos que tomará la Arquidiócesis de Baltimore mientras lidiamos con la profunda angustia y la tensión racial que estamos presenciando actualmente a nivel local y en todo nuestro país. Si bien estos pasos se planificaron antes de la epidemia de COVID-19, la crisis actual que enfrenta nuestro país a raíz del asesinato de George Floyd exige urgentemente que avancemos con estas iniciativas lo más rápido posible.

Con vigencia inmediata, me complace anunciar el nombramiento de la Sra. Sherita Thomas como nueva directora interina de la Oficina de Ministerios Católicos Negros para la Arquidiócesis de Baltimore. Sherita actualmente trabaja para T. Rowe Price y es la ex presidenta de la junta del Ministerio Arquidiocesano de los Católicos Negros. Ella es la Gerente Global de Participación Asociada en T. Rowe Price, donde su experiencia incluye roles clave con la Fundación T. Rowe Price, los departamentos de Diversidad e Inclusión y Clientes Globales e Inversión. Recientemente completó su mandato como presidenta de St. Agnes Home School Association y creció asistiendo a la parroquia de St. Edward. Actualmente es miembro de New All Saints Catholic Church.

Con vigencia inmediata, la Arquidiócesis ha contratado la asistencia de un equipo de consultores de la firma de consultoría Udarta, que trabajará con la Sra. Thomas para implementar las recomendaciones esbozadas en mi segunda reflexión pastoral sobre el racismo, “El Viaje a la Justicia Racial: Arrepentimiento, Curación y Acción.” Los consultores incluyen:

  • Howard Ross, un experto reconocido a nivel nacional en diversidad e inclusión con experiencia significativa en el trabajo en iniciativas comunitarias.
  • John T. Butler, cuya experiencia incluye décadas de ministerio en la Iglesia Católica y consultas nacionales sobre desarrollo organizacional y de liderazgo, diversidad e inclusión.
  • Dominic Perri, quien también ha trabajado extensamente con instituciones católicas nacionales, diocesanas y locales, y que aporta una amplia experiencia en la realización de entrevistas, grupos focales y encuestas que serán una parte clave de la escucha necesaria para esta iniciativa.

Estamos agradecidos por la combinación única de experiencia y pericia que estas cuatro personas aportan a esta iniciativa. Se asociarán con el Grupo de trabajo sobre el Racismo Arquidiocesano existente compuesto por miembros de toda nuestra Iglesia y comunidad local para ayudarnos a leer los signos de los tiempos y escuchar profundamente nuestras necesidades locales y nacionales. Informados por las diversas voces de nuestra comunidad, identificarán las Acciones Concretas de la carta pastoral que podemos tomar para dar vida, tales como:

  • Organizar capacitación y recursos para llevar a cabo foros en todas nuestras instituciones para discutir y abordar el tema del racismo;
  • Examinar la diversidad de nuestras instituciones, incluidos el liderazgo arquidiocesano, los programas de formación, el clero, las parroquias, las escuelas y los programas de servicios sociales, y mejorar los esfuerzos para diversificar aún más nuestras instituciones donde sea necesario;
  • Identificar y capacitar líderes que representen los diversos antecedentes raciales y étnicos de nuestra iglesia y comunidad local; y
  • Fortalecer los esfuerzos existentes para atraer nuevos miembros de la iglesia y candidatos para el sacerdocio y la vida religiosa de diversos orígenes raciales y étnicos.

En mi homilía del domingo de Pentecostés, le pedí al Espíritu Santo que sacudiera los cimientos de nuestras casas – “para sacudirnos de la complacencia ante la pandemia de racismo y llenarnos de determinación ardiente para derrotar esta herejía y pecado, y hacerlo con la verdad y el amor de Cristo, vertidos en nuestros corazones por el Espíritu Santo”.

Que estos esfuerzos que comenzamos hoy nos hagan avanzar en esfuerzos nuevos y sostenidos para avanzar en este viaje tan necesario. Invocamos de manera especial la intercesión de nuestra amada Madre Mary Lange para que nuestro viaje juntos nos acerque a la justicia, la unidad, la reconciliación y la paz que anhelan nuestros corazones.

Fielmente Tuyo en Cristo,

El Reverendísimo William E. Lori

Arzobispo de Baltimore

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori was installed as the 16th Archbishop of Baltimore May 16, 2012.

Prior to his appointment to Baltimore, Archbishop Lori served as Bishop of the Diocese of Bridgeport, Conn., from 2001 to 2012 and as Auxiliary Bishop of the Archdiocese of Washington from 1995 to 2001.

A native of Louisville, Ky., Archbishop Lori holds a bachelor's degree from the Seminary of St. Pius X in Erlanger, Ky., a master's degree from Mount St. Mary's Seminary in Emmitsburg and a doctorate in sacred theology from The Catholic University of America. He was ordained to the priesthood for the Archdiocese of Washington in 1977.

In addition to his responsibilities in the Archdiocese of Baltimore, Archbishop Lori serves as Supreme Chaplain of the Knights of Columbus and is the former chairman of the U.S. Conference of Catholic Bishops' Ad Hoc Committee for Religious Liberty.