Instalación del Padre Bruce Lewandowski

I. El papel del pastor

A. En el evangelio de hoy Jesus nos dice, a nosotros su rebaño: “Mis ovejas escuchan mi voz.” Jesús no solamente nos da información acerca de Dios o instrucciones morales. Lo primero y los más importante, es que Jesús quiere que sepamos cuánto nos ama Dios. Él quiere que veamos el gran y amoroso corazón de Dios, su Padre celestial.

B. La tarea principal del sacerdote es proclamar la Palabra viva de Jesús. Nosotros, sus obispos y presbíteros, debemos escuchar primero a Jesús. Y una vez que hemos escuchado y meditado la Palabra de Dios, estamos llamados a predicar SU palabra a todos aquellos a los que ÉL nos ha encomendado. Su párroco les hablará en el nombre de Jesús, de manera que todos puedan ver el corazón misericordioso de Dios; también dará testimonio de la palabra de Dios en su forma de vida y su trabajo en la parroquia. Así Jesus podrá decir a cada persona en esta parroquia, “Mis ovejas escuchan mi voz!”

C. En la lectura del Libro del Apocalipsis, Juan nos muestra a una comunidad celestial de angeles y santos, en constante alegre y perpetua adoración a Dios y al cordero de Dios en su trono, nuestro Buen Pastor. Al igual que los angeles y santos, así también su párroco los llevará a adorar el Cordero de Dios aquí en la tierra, y celebrará con ustedes los sacramentos en esta bella iglesia, dedicada al Sagrado Corazón de Jesús,

D. En la primera lectura vemos que los Apóstoles no se limitaron a esperar a que las personas se acercaran, ellos llevaron el Evangelio a la gente. Así también, su párroco, el padre de Bruce, trabajará en estrecha colaboración con todos ustedes, con el personal y con los líderes laicos de la parroquia para dar siempre una cálida bienvenida a todos los que buscan y están en necesidad de un hogar espiritual, en especial a tantos feligreses de habla hispana. A través de nuestras obras de caridad y de misericordia podemos ayudar a tantas familias que están en necesidad de curación; a jóvenes que quieren conocer y sentir el amor del Señor; y a aquellos a los que el Señor está llamando a seguirlo más de cerca en el sacerdocio y la vida consagrada. “Mis ovejas”, dice Jesús, “escuchan mi voz!”

III. Conclusión

A. Les pido por favor darle su apoyo, su amor y su cooperación a el Padre Bruce en este nuevo comienzo en su ministerio para que pueda cumplir con su misión en esta parroquia y ser una luz brillante visible aquí en el Sagrado Corazón, San Patricio, y mucho más allá.

B. El Señor nos dice cada uno, como dijo a sus apóstoles: “Yo te he puesto como luz de los paganos, para que lleves la salvación hasta los últimos rincones de la tierra”.

Que Dios los bendiga y los mantenga siempre en su amor

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori was installed as the 16th Archbishop of Baltimore May 16, 2012.

Prior to his appointment to Baltimore, Archbishop Lori served as Bishop of the Diocese of Bridgeport, Conn., from 2001 to 2012 and as Auxiliary Bishop of the Archdiocese of Washington from 1995 to 2001.

A native of Louisville, Ky., Archbishop Lori holds a bachelor's degree from the Seminary of St. Pius X in Erlanger, Ky., a master's degree from Mount St. Mary's Seminary in Emmitsburg and a doctorate in sacred theology from The Catholic University of America. He was ordained to the priesthood for the Archdiocese of Washington in 1977.

In addition to his responsibilities in the Archdiocese of Baltimore, Archbishop Lori serves as Supreme Chaplain of the Knights of Columbus and is the former chairman of the U.S. Conference of Catholic Bishops' Ad Hoc Committee for Religious Liberty.