Un mensaje del Arzobispo Lori

23 de junio de 2020

Queridos amigos en Cristo:

Estoy realmente agradecido de que podamos reunirnos nuevamente en persona para celebrar la Misa y los Sacramentos a medida que las jurisdicciones de todo el Estado avanzan lentamente a través del proceso de reapertura. Agradezco a nuestros pastores, personal de la parroquia y voluntarios, y a todos nuestros feligreses por el arduo trabajo y la abundante precaución que todos han dedicado a garantizar que podamos reunirnos de manera segura a medida que reanudamos la adoración pública.

Hay muchos cambios a los que tenemos que adaptarnos cuando nos unimos en persona para la Misa. Las precauciones de importancia crítica, como el distanciamiento social, la desinfección y, en particular, el uso de máscaras faciales son imprescindibles para garantizar la seguridad de todos. Debido a que sabemos por los funcionarios de salud pública cómo se transmite el virus, sabemos los pasos que podemos seguir para mantenernos seguros a nosotros mismos y a los demás mientras estamos fuera de nuestros hogares y cerca de otras personas. Les estamos agradecidos por cumplir con estas medidas, que les hemos pedido a nuestros pastores que garanticen que estén en su lugar para que todos puedan adorar juntos de manera segura.

Así como les agradezco su generosidad y amor fraterno por hacer su parte para garantizar que podamos continuar reuniéndonos de manera segura para la adoración, me uno a nuestro Santo Padre para pedir su cooperación continua cuando dijo: “Oremos para que el Señor nos dé su gente, todos nosotros, la gracia de la prudencia y la obediencia a los protocolos para que la pandemia no regrese “.

Esos momentos recuerdan las palabras de San Pablo en su primera carta a los Corintios: “Os insto, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos ustedes estén de acuerdo en lo que dicen, y que no haya divisiones entre ustedes, pero que estén unidos en la misma mente y con el mismo propósito “. 1 Corintios 1:10

Como siempre, pido sus oraciones mientras enfrentamos estos desafíos juntos, y les aseguro la mía.

Fielmente en Cristo,

El Reverendísimo William E. Lori
Arzobispo de Baltimore

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori

Archbishop William E. Lori was installed as the 16th Archbishop of Baltimore May 16, 2012.

Prior to his appointment to Baltimore, Archbishop Lori served as Bishop of the Diocese of Bridgeport, Conn., from 2001 to 2012 and as Auxiliary Bishop of the Archdiocese of Washington from 1995 to 2001.

A native of Louisville, Ky., Archbishop Lori holds a bachelor's degree from the Seminary of St. Pius X in Erlanger, Ky., a master's degree from Mount St. Mary's Seminary in Emmitsburg and a doctorate in sacred theology from The Catholic University of America. He was ordained to the priesthood for the Archdiocese of Washington in 1977.

In addition to his responsibilities in the Archdiocese of Baltimore, Archbishop Lori serves as Supreme Chaplain of the Knights of Columbus and is the former chairman of the U.S. Conference of Catholic Bishops' Ad Hoc Committee for Religious Liberty.