La Arquidiócesis de Baltimore, a través del proceso sinodal, busca responder a la pregunta fundamental del Sínodo:

“Una Iglesia sinodal, al anunciar el Evangel