Las Políticas: Sacramentos



POLICIES: SACRAMENTOS


300 EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

“El pueblo de Dios cumple y perfecciona este arrepentimiento continuo de muchas maneras diferentes. Comparten los sufrimientos de Cristo al soportar sus propias dificultades, llevan a cabo las obras de misericordia y caridad, y adoptan cada vez más plenamente la perspectiva del mensaje Evangélico. Por lo tanto, el pueblo de Dios se convierte en el mundo como el signo de conversión hacia Dios. Todo esto la Iglesia lo expresa en su vida y lo celebra en la liturgia cuando los fieles confiesan que son pecadores y piden el perdón de Dios y de sus hermanos y hermanas. Esto sucede durante las celebraciones penitenciales, durante la proclamación de la Palabra de Dios, en la oración, y en todos los aspectos penitenciales de la celebración eucarística.”

En el sacramento de la penitencia los fieles “obtienen el perdón de la ofensa hecha a Dios por la misericordia de éste y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que, pecando, ofendieron, la cual, con caridad, con ejemplos y con oraciones, los ayuda a su conversión”.

(Del Rito de la Penitencia, Introducción, No. 4)


301 EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

301 EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA[1]

Política:

La administración del Sacramento de la Penitencia en la Arquidiócesis de Baltimore deberá estar en completo acuerdo con todos los componentes rituales del Rito de la Penitencia. La práctica pastoral debe de seguir las enseñanzas de la Iglesia y su disciplina.

Procedimiento:

Se debe prestar especial atención a la Constitución del Concilio Vaticano II sobre La Sagrada Liturgia, a la “Instrucción” introduciendo Rito de la Penitencia, y a los cánones pertinentes del Código de Derecho Canónico(cánones 959-991). Esta enseñanza y la disciplina son la base para el desarrollo de la práctica pastoral adecuada.

 


[1] Para celebrar el Sacramento de la Penitencia en conjunción con el proceso de iniciación véase §308 de esta política, abajo.


302 RECONCILIACIÓN INDIVIDUAL – RITO PARA RECONCILIAR A UN SOLO PENITENTE (PRIMERA FORMA)

302.1 OPORTUNIDAD Y EL TIEMPO PARA CELEBRAR EL SACRAMENTO EN ESTA FORMA:

302.1.1 Oportunidad: Cada parroquia deberá ofrecer amplias oportunidades para celebrar el Sacramento de la Penitencia de forma individual.

Procedimiento:

Mientras que la costumbre de celebrar el Sacramento de la Penitencia en la tarde del sábado es admitida, se deben explorar diversas oportunidades que no sean sólo antes de la Misa de la tarde del Sábado.

302.1.2 Tiempo: Cuando las parroquias fijan los horarios para el Sacramento de la Penitencia justo antes de la celebración de la Misa, los sacerdotes y los penitentes deben disponer del tiempo suficiente para prepararse para la celebración de la Eucaristía. Por esta razón, las confesiones entre las Misas que no estén suficientemente espaciadas en tiempo deben de ser evitadas. No se permiten confesiones programadas regularmente entre las Misas de los Domingos.

302.1.3 Conflicto con las Misas: El Sacramento de la Penitencia no se debe celebrar mientras una Misa está siendo celebrada en el mismo lugar.

302.2 EL LOCAL FÍSICO:

302.2.1 Área para la Reconciliación: Por lo general, el Rito para Reconciliar a un Solo Penitente se celebra ya sea en un confesionario o en una sala de reconciliación. Se proveerán confesionarios u otros medios adecuados que garanticen el anonimato del penitente.

302.2.2 Sala de Reconciliación: Cada Parroquia y lugar de culto donde se celebren confesiones de forma regular debe prever al menos tener una sala de reconciliación, que sea capaz de proporcionar al penitente todas las opciones del Rito.

Procedimiento:

Una sala de reconciliación es, por definición, un entorno físico que proporciona al penitente todas las opciones del rito (es decir, tanto la posibilidad de estar cara a cara, como la de hacerlo a a través de una rejilla fija para mantener el anonimato). Se debe prestar atención a su tamaño, el mobiliario, la iluminación adecuada, ventilación, acústica y símbolos litúrgicos. No es para ser utilizado para cualquier otro propósito que no sea la celebración de todos los sacramentos.

302.3 CELEBRANDO EL SACRAMENTO:

El Sacramento de la Penitencia es un acto litúrgico de culto. La ley de la Iglesia requiere que los penitentes mencionen todos los pecados graves cometidos después del bautismo, tanto en número como en especie, de los que tengan conocimiento y aquellos que aún no hayan sido reconocidos en la confesión individual y presentados para su absolución individual.

302.3.1 La Forma del Sacramento: Para que esta forma pueda entenderse claramente como una experiencia de la oración eclesial y litúrgica, la lectura de la Palabra de Dios debe ser incluida en Rito para Reconciliar a un Solo Penitente.

302.3.2 Atuendo apropiado para el Confesor: El confesor puede seguir la costumbre común en los Estados Unidos de llevar una estola sobre el alba, una sotana y sobrepelliz, o un traje clerical.

302.3.3 El Papel del Confesor:. Respetando el estilo personal en el que los penitentes decidan confesar sus pecados y discernir los movimientos del Espíritu en sus vidas, el confesor debe ayudarles a hacer una confesión completa.

302.4 PENITENCIA Y ABSOLUCIÓN:

301.4.1 Penitencia: Una penitencia será asignada por el sacerdote o de mutuo acuerdo entre el confesor y el penitente, y debe ser apropiada para el individuo.

301.4.2 Absolución: Las palabras oficiales de la Iglesia para la absolución, tal y como se encuentran en el Rito de la Penitencia, deben ser dichas siempre.

302.5 PERSONAS CON DISCAPACIDAD:

Las personas con discapacidades, que puedan necesitar ayuda adicional para realizar una buena confesión, deben ser incluidas en las celebraciones parroquiales del sacramento de la Penitencia o en las celebraciones en pequeñas comunidades de fe que son flexibles y receptivas a una amplia gama de necesidades. El celebrante debe adaptarse a las necesidades especiales de los penitentes individuales dentro de los confines de la ley de la iglesia.

302.5.1 El Penitente: Sólo aquellos que tienen uso de razón son capaces de cometer pecados graves. Siempre y cuando el individuo sea capaz de sentir contrición por haber cometido pecado, incluso si él o ella no sean capaces de describir el pecado en palabras precisas, la persona puede recibir la absolución sacramental. Aquellos con profundas discapacidades mentales, que no puedan experimentar si quiera una contrición mínima, pueden ser invitados a participar en los servicios de penitencia con el resto de la comunidad en la medida de sus posibilidades.

302.5.2 Circunstancias Únicas: En el caso de las personas con pocas habilidades de comunicación, el dolor por el pecado debe ser aceptado incluso si este arrepentimiento se expresa a través de un gesto más que verbalmente. En algunos casos en los que la comunicación verbal es limitada, hay una variedad de ayudas / herramientas que el penitente puede utilizar para ayudarse a sí mismo con en el proceso de confesión.

302.5.3 Autismo: La Asociación Nacional Católica para las personas con discapacidad ha desarrollado recientemente una aplicación móvil para las personas con autismo severo que no sean capaces de hablar. El penitente es capaz de tocar sobre una imagen que representa su pecado y mostrárselo al sacerdote. Al plantear preguntas y en la asignación de penitencias, el confesor debe de proceder con prudencia y discreción, teniendo en cuenta que es a la vez juez y sanador, ministro de justicia, así como de la misericordia (Canon 978, § 1; 979; 981).

302.5.4 Católicos Sordos: Las siguientes opciones están disponibles para los Católicos sordos que reciban el Sacramento de la Penitencia:

  • Lenguaje de Señas o Signos: Los Católicos que sean sordos deberán tener la oportunidad de confesarse con un sacerdote capaz de comunicarse con ellos por medio  del lenguaje de señas o signos, siempre y cuando este lenguaje sea su principal medio de comunicación.
  • Intérprete: También pueden confesarse a través de un intérprete de lenguaje de señas o signos autorizado, quien ha sido previamente seleccionado por el penitente o confesor. (Canon 990). El intérprete está estrictamente obligado a respetar el secreto de confesión (Canon 983, § 2 y 1388, § 2).
  • Confesión por Escrito: Cuando no haya un sacerdote con conocimientos del lenguaje de señas o signos disponible, ni un intérprete del idioma solicitado, a los Católicos que sean sordos se les debe permitir realizar su confesión por escrito. Los materiales escritos deben ser devueltos al penitente o ser destruidos apropiadamente.



303 RITO PARA RECONCILIAR A VARIOS PENITENTES CON CONFESIÓN Y ABSOLUCIÓN INDIVIDUAL CON CONFESION Y ABSOLUCION INDIVIDUAL (SEGUNDA FORMA)


303.1 OPORTUNIDAD Y EL TIEMPO PARA LA CELEBRACIÓNDEL SACRAMENTO EN ESTA FORMA:

El Rito para la Reconciliación de Varios Penitentes con Confesión y Absolución Individual es una de las opciones legítimas del Rito de la Penitencia accesible a todos los fieles en ciertas ocasiones, particularmente durante los tiempos de Adviento y Cuaresma.

303.1.1 Celebración Comunal: La celebración en común muestra más claramente la naturaleza eclesial de la penitencia. Cuando un número de penitentes se reúnen al mismo tiempo para recibir la reconciliación sacramental, la Palabra de Dios es proclamada, y luego seguida por un examen de conciencia.

303.1.2 Confesión Individual: Si es necesario, varios sacerdotes deberán estar disponibles en lugares apropiados para oír confesiones individuales y para reconciliar a los penitentes. Después de confesar y ser absueltos de forma individual, todos se reúnen para alabar a Dios juntos.

303.2 EL LOCAL FÍSICO:

El local físico para la celebración de esta Segunda Forma deberá permitir a las personas confesarse ya sea cara a cara o de forma anónima.

303.3 ORACIÓN LITÚRGICA:

Durante la liturgia comunitaria, se continuará con la distribución habitual de las funciones litúrgicas.

303.4 Planificación Requerida:

Esta forma de la celebración del sacramento exige una planificación litúrgica adecuada y completa. Al igual que con todas las formas, se seguirá el formato básico del Rito, sin embargo, una variación considerable es posible en relación con los textos de las Escrituras, temas visuales y otros componentes específicos de la acción litúrgica. La oración en común y el canto son partes integrantes de esta forma.

303.5 Adaptación del Rito:

La prudencia pastoral puede sugerir la adaptación de la celebración del rito con el fin de que sea apropiado para el grupo particular participando en el sacramento (Por ejemplo, niños en edad escolar, retiros de confirmación, aquellos con problemas físicos, etc.)

303.6 Base de la Planificación:

El Rito de la Penitencia, con sus apéndices, debe ser utilizado como el principal recurso en la planificación de las celebraciones penitenciales.

303.7 CONFESIÓN, PENITENCIA, Y ABSOLUCIÓN:

Cuando se usa la Segunda Forma, los penitentes deben hacer confesión íntegra e individual de sus pecados y la absolución debe de ser concedida siempre de forma individual.


304 RITO PARA RECONCILIAR A MUCHOS PENITENTES CON CONFESIÓN Y ABSOLUCIÓN GENERAL (TERCERA FORMA)


304.1 OPORTUNIDAD Y EL MOMENTO PARA LA CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO EN ESTA FORMA:

Al presente en la Arquidiócesis de Baltimore, no existen casos generalmente aceptados en los que se garantice tener en cuenta la existencia de las condiciones que den lugar a la impartición de la absolución general. En el caso de que un confesor considere que existan tales condiciones en ciertos casos individuales, estará requerido a obtener una autorización previa del obispo diocesano para dicho fin.

304.2 CONDICIONES PARA CELEBRAR EL SACRAMENTO EN ESTA FORMA:

El Código de Derecho Canónico especifica las condiciones en las que la absolución general se puede impartir. Canon 961 § 1, 1º, 2º establece:

§1 No puede darse la absolución a varios penitentes a la vez sin previa confesión individual y con carácter general a no ser que:

1º amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente;

2º haya una necesidad grave, es decir, cuando, teniendo en cuenta el número de penitentes, no haya bastantes confesores para oír debidamente la confesión de cada uno dentro de un tiempo razonable, de manera que los penitentes, sin culpa por su parte, se verían privados durante notable tiempo[1] de la gracia sacramental o de la sagrada comunión; pero no se considera suficiente necesidad cuando no se puede disponer de confesores a causa sólo de una gran concurrencia de penitentes, como puede suceder en una gran fiesta o peregrinación.

(Véase también el Rito de la Penitencia #60).

 

[1] La Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos ha determinado que la palabra diu (“durante mucho tiempo”) en el Canon 961, §1,2º debe entenderse como “un mes”.


305 SERVICIOS PENITENCIALES NO SACRAMENTALES


305.1 Servicios Penitenciales No Sacramentales:

Además de las tres formas sacramentales de la reconciliación, el Rito de la Penitencia también ofrece celebraciones comunitarias de la penitencia no sacramentales. Estas son otras opciones que pueden concederse a los fieles.

305.2 Evitando Confusión con el Sacramento de la Penitencia:

En la planificación, la publicación y la celebración de este tipo de servicios no sacramentales, se debe tener cuidado para que la gente no los confunda con la celebración del sacramento de la penitencia.

  1. Oportunidades Catequéticas:

Los servicios sacramentales no penitenciales proporcionan una oportunidad de catequesis para los catecúmenos y los candidatos durante su conversión, así como una ayuda para los niños a formar gradualmente su conciencia acerca del pecado en la vida humana y de la libertad del pecado por medio de Cristo. (Ver # 37 Rito de la Penitencia) Estos servicios también podrían utilizarse en las siguientes situaciones: RICA, servicio de Cuaresma en el cuerpo estudiantil predominantemente no Católico, Respeto a la Vida, o por un profesor de forma individual en la sala donde celebre sus clases.

305.4 El ministro que Preside:

Si un ministro ordenado no está presente, un ministro no ordenado podría presidir dichos servicios penitenciales no sacramentales.

305.5 Recursos para la Planificación:

Los apéndices del Rito de la Penitencia se deben utilizar como un libro de recursos en la planificación de tales servicios penitenciales.


306 SITUACIONES PASTORALES ESPECIALES


306.1 CATÓLICOS QUE ESTÁN REGRESANDO A LA IGLESIA:

Cuando los Católicos regresan a la Iglesia después de una larga ausencia, tratando de reconciliarse, los sacerdotes han de ser considerados y sensibles con sus historias personales así como con las necesidades espirituales únicas de cada uno. A través del Sacramento de la Penitencia, los Católicos que regresan son recibidos de nuevo a la mesa Eucarística.

306.2 Sensibilidad Necesaria:

Los líderes pastorales deben ser sensibles a las necesidades de los Católicos que regresan y deben ser conscientes de los diversos métodos y programas disponibles para ayudarles en el proceso de darles nuevamente la bienvenida.

306.3 Católicos que Regresan No Deben Ser Incluidos en el proceso del Catecumenado:

Por lo general, los Católicos que regresan no deberían incluirse en el Catecumenado con los no bautizados o junto con los cristianos que buscan la plena comunión con la Iglesia. (Ver también §308 El Sacramento de la Penitencia y de la Iniciación Cristiana, en el presente documento).

306.4 Un Rito de Bienvenida No es Apropiado:

Aunque el proceso de la bienvenida a Católicos que regresan pueda tener aspectos paralelos a los del Rito de Bienvenida en Rito de la Iniciación Cristiana de Adultos (RICA), la bienvenida a Católicos que regresan no pertenece al proceso de RICA en sí. El Rito de Bienvenida no es apropiado para los Católicos plenamente iniciados que regresen a la Iglesia. (RICA # 411, RICA Estatuto Nacional # 36. Ver Política 307, en el presente documento.)


307 CELEBRACIÓN DE LOS NIÑOS DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA


Aquellos que planeen las celebraciones de la Reconciliación que afecten a niños necesitan ser conscientes y sensibles a las etapas particulares del desarrollo moral y psicológico de estos grupos de edad. Hacer hincapié en la misericordia de Dios y al mismo tiempo permitir a la gente evaluar su estilo de vida, las relaciones, las actitudes, los valores y el comportamiento es siempre una delicada responsabilidad. Esto es especialmente importante cuando se trata de niños. La misericordia y el perdón amoroso de Dios tienen que ser claramente demostrados. (Los signos del amor de Dios, Reglamentos y Directrices para la Catequesis Sacramental, Primera Parte, Arquidiócesis de Baltimore, [2004; en lo sucesivo SOGL-1], sección III-B-3)

“La catequesis para los niños antes de su primera recepción del Sacramento de la Penitencia y la Reconciliación deben respetar siempre sus disposiciones naturales, capacidades, la edad y las circunstancias. Dado que la familia está íntimamente involucrada con la formación de la conciencia moral de un niño y normalmente integran al niño en las amplias comunidades eclesiales, los padres deben estar involucrados en la preparación de sus hijos para este sacramento, para que puedan afirmar y reforzar la participación frecuente en los sacramentos. Ellos orientan al niño hacia Dios y alientan a continuar el crecimiento en la comprensión de la misericordia y el amor de Dios.” (Directorio Nacional para la Catequesis, 135)

307.1 PREPARACIÓN PARA LA PRIMERA RECEPCIÓN DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA DE LOS NIÑOS:

307.1.1 Instrucciones Separadas: 

La instrucción formal para el Sacramento de la Penitencia debe ser separada y distinta de la preparación para la primera recepción de la Eucaristía para que se mantenga la integridad de cada sacramento. (SOGL-1 III-A-2).

307.1.2 Involucración de los Padres: 

El derecho de los padres y la responsabilidad de dirigir la formación religiosa de sus hijos debe ser conservada y realzada. Por esta razón, la preparación para la primera recepción del sacramento implicará a los padres y les proporcionará orientación para ayudar a preparar a sus hijos. (SOGL-1 y Canon 793)

307.1.3 Edad del Uso de Razón:

Por lo general, cuando los niños alcanzan la “edad del uso de la razón”, ellos y sus padres están invitados a participar en la catequesis para la Reconciliación. (SOGL-1 III-A-1-2)

307.1.4 La Formación de los Padres: 

La formación de los padres sobre el significado del Sacramento de la Penitencia para la Iglesia es un requisito previo para determinar su capacidad para ayudar en la preparación de sus hijos para el sacramento, con el fin de que puedan tomar una decisión fundamentada con respecto a la buena disposición de sus hijos para la recepción del sacramento.

307.1.5 El Papel de la Parroquia: 

La parroquia es responsable de ofrecer la formación y los recursos para los niños y sus padres para la primera recepción del Sacramento de la Penitencia.

307.1.6 Niños con Discapacidades: 

Es importante invitar a los niños con discapacidades y a sus padres en este proceso y ofrecerles espacios adecuados para ellos. (SOGL-1 III-A-1) (Ver también la Política §302.5 del presente documento)

307.2 OPORTUNIDAD Y TIEMPO PARA CELEBRAR EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA DE LOS NIÑOS:

A los niños se les debe ofrecer una oportunidad verdadera y genuina para celebrar el Sacramento de la Penitencia antes de su primera recepción de la Eucaristía. (Canon 914 y SOLG-1 III-A-2) Para facilitar esto, cada parroquia tendrá una celebración especial del Sacramento de la Penitencia antes de la primera recepción de la Eucaristía para aquellos que han sido preparados para recibir los dos sacramentos. (Canon 914 y SOGL-1 III-A-3)

307.2.1 Primera Experiencia: Sería conveniente si la primera experiencia del niño con el Sacramento de la Penitencia se produjera dentro de un entorno comunitario. Todas las celebraciones de la reconciliación con los niños deben estar bien planificadas, respetando la integridad litúrgica del rito. (SOGL-1 III-3)

307.2.2 Instrucción Colaborativa: Con el fin de ofrecer una catequesis adecuada para la primera celebración del Sacramento de la Penitencia antes de la recepción de la Eucaristía, las parroquias, en colaboración con los padres deben proveer instrucción para el Sacramento de la Penitencia antes de la primera Eucaristía. (C.777 cf.)

307.2.3 Instrucciones Adecuadas y Permanentes: Se entiende que tal instrucción será proporcional a la capacidad de entender de cada niño. La catequesis de estos dos sacramentos, así como de todos los demás, tiene continuidad en el transcurso del tiempo, con el fin de que se de un desarrollo en el conocimiento y la comprensión de la persona durante su proceso de maduración en la vida.

307.3 Alcance de los Padres:

El pastor y su personal deberán, cuando sea necesario, explicar a los padres la disciplina de la Iglesia en lo que se refiere a la primera confesión antes de la primera comunión y las razones catequéticas para ello. (1 SOGL-III-A1-2) Tal explicación debe ayudar a los padres a entender los valores que subyacen a la norma. Es importante que los padres y los niños entiendan correctamente la naturaleza del pecado y el perdón. El sacramento no está destinado a ser una experiencia de juicio que condena sino de un amor que perdona. (SOGL-1 III-A1-2)

307.4 La Elección de no Recibir el Sacramento de la Penitencia:

En aquellos casos en los que un niño, debido a razones excepcionales y bajo la guía de sus padres, decida no recibir el Sacramento de la Penitencia, él o ella no pueden ser privados del derecho a recibir su Primera Comunión. El niño debe ser animado a celebrar el Sacramento de la Penitencia mas tarde para que él o ella no se vean privados de ella por completo. (SOGL-1 III-A-2)

307.5 EL LOCAL FÍSICO:

Al igual que con los adultos, los niños tienen derecho a celebrar el Sacramento cara a cara o desde detrás de la rejilla. Los niños siempre tendrán la libertad de elegir a su propio confesor.


308 EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA Y DE LA INICACION CRISTIANA


Aunque no es un sacramento de iniciación, a menudo hay preguntas sobre la celebración del sacramento de la Penitencia, en relación con el proceso de iniciación. Estas políticas se proporcionan aquí con el propósito de asistir más plenamente en el proceso iniciatorio.

308.1 CELEBRACIÓN DE LOS CANDIDATOS DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA:

Los candidatos han de recibir una catequesis a fondo sobre el Sacramento de la Penitencia y deben ser animados en la celebración frecuente del sacramento. (Estatutos Nacionales Nº 27 y 36) Serán invitados a celebrar el Sacramento de la Penitencia antes de su recepción en la plena comunión, pero no en la misma liturgia. A los candidatos se les solicita que celebren el Sacramento de la Penitencia con anterioridad a su recepción en la plena comunión de la Iglesia Católica Romana si son culpables de pecado grave. Todos los candidatos deben ser alentados a hacerlo en cualquier caso. (RICA # 482)

308.2 CATECÚMENOS CELEBRANDO EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA:

Los Catecúmenos que se preparan para el bautismo (tanto niños como adultos) no celebran el Sacramento de la Penitencia antes de su bautismo. Han de ser invitado a participar en ritos penitenciales no sacramentales que se encuentran en el RICA # 141, 291, para que puedan llegar a entender la realidad del pecado y apreciar el mensaje consolador del perdón de Dios.

308.3 CELEBRACIÓN INFANTIL DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA:

Aquellos niños no Católicos que son bautizados en la infancia, pero que se preparan para la recepción en la plena comunión de la Iglesia Católica, deben prepararse adecuadamente y se les anima a celebrar el Sacramento de la Penitencia en algún momento antes de su recepción formal en la Iglesia Católica. (RICA # 482, Estatutos Nacionales # 27)

RECURSOS

Penitencia

Rev. Joseph M. Champlin, “Second Thoughts on First Penance [Dudas Sobre la Primera Penitencia],” Church Magazine, Primavera, 1996, pp. 39-40.

Andrew Cuschieri, The Sacrament of Reconciliation [El Sacramento de la Reconciliación], A Theological and Canonical Treatise [Un Tratado Teológico y Canónico]. New York: University Press of America, 1992.

James Dallen, The Reconciling Community [La Comunidad Reconciliadora]: The Rite of Penance [El Rito de la Penitencia]. Nueva York: Pueblo Publishing Company, 1986. Recientemente publicada por “Liturgical Press”.

James Dallen & Joseph Favazza, Eds. Removing the Barriers: The Practice of Reconciliation [[Removiendo las Barreras: La Práctica de la Reconciliación]. Chicago: Liturgy Training Publications, 1991.

Martin Doodle & Geoffrey Rowell, Eds. Confession and Absolution [Confesión y Absolución]. Collegeville: Liturgical Press, 1990.

Robert J. Kennedy, Ed. Reconciliation: The Continuing Agenda [Reconcilación: La Agenda Contínua]. Collegeville: Liturgical Press, 1987.

Jeffrey Sobosan, Act of Contrition: Personal Responsibility and Sin [Acto de Contrición: Responsabilidad Personal y Pecado]. Notre Dame: Ave Maria Press, 1979.

Rev. Paul Turner, “Reconciliation” [Reconciliación], Ministry & Liturgy Magazine, 1996, Resource Publications, Inc.

Xavier Thevenot, Sin: A Christian View for Today [Una Visión Cristiana para el Día de Hoy]. Liguori: Liguori Publications, 1984.

Rite of Penance [Rito de la Penitencia], Catholic Books Publishing Co., Nueva York, 1975.

Guidelines for the Celebration of the Sacraments with Persons with Disabilities [Guía para la Celebración de los Sacramentos con Personas con Discapacidades]Estados Unidos, Conferencia de Obispos Católicos, 1995. http://www.usccb.org



400 EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO


En el ministerio de la pareja comprometida y en la celebración de su matrimonio, la Iglesia no sólo expresa su amor y apoyo hacia la pareja, sino que también reconoce el valor de su vida matrimonial como una ayuda mutua  para ambos obtener la santidad, y como una bendición para la sociedad y la vida de la Iglesia. En la formación de una familia, se convierten en una iglesia doméstica. La palabra y el ejemplo son los primeros anunciadores de la fe con respecto a sus hijos. (Constitución Dogmática sobre la Iglesia, nº 11)

Debido a la dignidad y la santidad de la vocación del matrimonio Cristiano, la Iglesia tiene la obligación de hacer todo lo posible para preservar la santidad del matrimonio y de ofrecer a sus miembros toda la orientación y el apoyo que pueda ayudar a prepararse a una pareja para su vida matrimonial.

Los ministros de las parroquias a veces se encuentran con parejas que no participan con regularidad en los ministerios de la iglesia  o que no pueden ser catequizados por completo. Sus nociones sobre el matrimonio pueden estar más influenciada por los medios de comunicación que por la propia tradición Cristiana. Por otro lado,  se puede dar el caso de que uno de ellos no sea Católico o Cristiano.

Para muchas parejas, la preparación al matrimonio es su primera experiencia como adultos a la hora de encontrarse con Cristo a través de la Iglesia. A veces pueden llegar  con un cierto desinterés, aprehensión, conceptos erróneos e incluso expectativas poco razonables. Pero su llegada a la Iglesia en este momento es en sí mismo un movimiento de gracia.

Los ministros de la Parroquia tienen que ver esta ocasión como una oportunidad para la evangelización. Una cálida bienvenida y una preocupación genuina por su bienestar pueden ser un punto de inflexión en sus vidas, ya que encuentran a Cristo a través de una nueva perspectiva. Esto exige paciencia y sensibilidad y, sobre todo, un amor que puede ser para la pareja, tanto  un reto, como un regocijo durante la preparación para el matrimonio.

Estas políticas y procedimientos no pueden cubrir todas las posibles situaciones que los agentes pastorales se  pueden llegar a encontrar en el servicio dedicado a las necesidades de la pareja comprometida. En cualquier caso, están destinadas a dar orden y sentido a nuestra celebración del matrimonio en la Diócesis de Baltimore.

Respetando el carácter personal y familiar de cada celebración del matrimonio, la Iglesia tiene la obligación, durante el ejercicio de su función de enseñar, el de dirigir y guiar a todos los fieles a una comprensión verdaderamente Católica del matrimonio como un acto público, un tesoro común, y un sacramento de la Iglesia y para la Iglesia.

Los padres conciliares del Vaticano II enseñan que “La comunidad íntima de vida y amor que constituye el estado matrimonial ha sido establecido por el Creador y provista por Él bajo sus propias leyes … Dios mismo es el autor del matrimonio” (GS 48 , n. 1). La Iglesia enseña que el matrimonio es un pacto por el cual un hombre y una mujer constituyen entre sí un consorcio para toda la vida y es ordenado por su propia índole natural para el bien de los cónyuges y para la procreación y educación de los hijos. A través de este convenio del matrimonio, un hombre y una mujer entran en una relación permanente que se caracteriza por la unidad, la exclusividad, y la indisolubilidad. Un hombre y una mujer se casan con previo consentimiento de entregarse y aceptarse mutuamente a través de este convenio matrimonial irrevocable.


401 PREPARACION PARA EL MATRIMONIO CRISTIANO


401.1 Preparando a las Parejas para el Compromiso Matrimonial:

La vocación al matrimonio Cristiano exige un compromiso serio. En consecuencia, la Iglesia desea hacer todo lo posible para que las parejas estén preparadas  adecuadamente para aceptar las responsabilidades del matrimonio Cristiano y de cumplir fielmente con las mismas.

401.2 Un Compromiso De Por Vida:

La comunidad parroquial debe asumir la responsabilidad de la preparación de las parejas para el día de su boda y para el compromiso de por vida de vivir bajo un matrimonio Cristiano.

401.3 Un Mínimo de 6 Meses de Preparación:  

La preparación formal para el matrimonio debe de comenzar al menos seis meses antes de la fecha prevista para la boda.

401.4 Recibiendo el Sacramento de la Confirmación:

El Canon 1065 §1 establece que “Los Católicos aún no confirmados deben recibir el sacramento de la confirmación antes de ser admitidos al matrimonio, si ello es posible sin dificultad grave.”

Procedimiento:

A) La preparación inmediata para el Sacramento de la Confirmación podría incluirse como parte del proceso de preparación para el matrimonio.

B) El derecho al matrimonio no se puede negar a una persona aunque no haya sido confirmada.

C) Los líderes pastorales deben ayudar al candidato pendiente de confirmarse en la búsqueda de oportunidades para celebrar  y cumplir el Sacramento de la Confirmación. Se puede realizar en otras parroquias o en una de las celebraciones que se realizan en la Diócesis antes de la boda.

D) La celebración del Sacramento de la Confirmación supone una disposición adecuada por parte del candidato.

401.5 Estableciendo una Fecha para la Boda:

No hay  una fecha firme y establecida para una boda hasta la conclusión de la primera reunión de la pareja con el ministro de la parroquia en la cual se determinará si cada una de las partes están resueltos a ser libres para casarse por la Iglesia Católica.

401.6 Programas para la Preparación Matrimonial:

Además de las entrevistas personales así como la instrucción y el asesoramiento proporcionado por el propio ministro de la parroquia,  existen una variedad de ofertas diferentes para la preparación al matrimonio. Todas ellas están enfocadas a satisfacer las necesidades individuales de cada una de las parejas comprometidas. El ministro de la parroquia recomendará el proceso de preparación para el matrimonio  mas apropiado para  que la pareja  participe.

401.6.1 Preparación: Sacerdotes, diáconos, asociados pastorales y Directores de Vida Pastoral deben compartir la responsabilidad de preparar a las parejas para el matrimonio junto con los feligreses que han recibido la catequesis adecuada y la formación necesaria para la preparación para el matrimonio, siempre y cuando puedan ministrar  apropiadamente a las parejas comprometidas.

401.6.2 Personas con Discapacidad: La inclusión de las personas con discapacidad en los programas de parejas patrocinadoras es una manera especialmente eficaz de apoyar las necesidades especiales así como las virtudes de las parejas que se preparan para el matrimonio.

401.6.3 Seis Sesiones: Se insta encarecidamente a que haya seis sesiones dedicadas a la preparación para el matrimonio:

  • Sesión I: Reunión inicial con el ministro de la parroquia, incluyendo la investigación Prenupcial.
  • Sesiones II, III, y IV: Incluye la catequesis y la formación personal para el matrimonio.
    • Estas sesiones pueden ser satisfechas mediante tres sesiones con un ministro pastoral o asistiendo a un programa de preparación para el matrimonio, de acuerdo con el Reglamento y las Directrices para el matrimonio sacramental de la Diócesis. Véase el sitio web de la Diócesis referido a los  formularios aprobados para los programas de preparación al matrimonio: www.archbalt.org/family-life/marriage-family/marriage-preparation/index.cfm.
    • Los temas a tratar durante las sesiones deben incluir la catequesis sobre el sacramento y la vocación del matrimonio, habilidades de comunicación, toma de decisiones, las finanzas, la espiritualidad, la sexualidad y la planificación familiar
  • Sesión V: Sesión de seguimiento con el ministro de la parroquia, con el fin de discutir las sesiones de formación catequética y personales.
  • Sesión VI: Sesión de seguimiento con el ministro de la parroquia, con el fin de completar la preparación litúrgica de la boda.

 401.6.4 Preparación Parroquial: Las parroquias deben mantener por lo menos un tipo de proceso para la formación catequética y personal de las parejas que se preparan para el Sacramento del Matrimonio. Las parroquias también pueden colaborar con otras parroquias vecinas para proporcionar esta parte de la preparación al matrimonio para aquellas parejas que lo soliciten. Las parroquias pueden colaborar con la Oficina dedicada a La Vida Familiar y el Ministerio para la formación de agentes pastorales, así como en el desarrollo de la oferta de oportunidades para la preparación matrimonial.

401.6.5 Divulgación de las Políticas sobre el Matrimonio: Las expectativas para la preparación al matrimonio deben de divulgarse en el boletín parroquial, el sitio web de la parroquia y en los manuales sacramentales parroquiales.

401.7 Retrasar el Matrimonio: El derecho de los fieles a casarse debe estar debidamente respetado y la decisión de retrasar el matrimonio de cualquier pareja debe abordarse con precaución.

401.7.1 Circunstancias Especiales: Cuando una serie de circunstancias especiales están presentes, (por ejemplo, una falta de voluntad para prepararse para el matrimonio; la falta de apertura a la fe; una falta grave de madurez; adolescentes de 18 años de edad o más jóvenes, el embarazo, la separación prolongada antes o después de la boda) o si se cuestiona alguna pregunta razonable con relación a la total disposición de la pareja para poder casarse, retrasar la boda sería  la acción mas prudente a seguir. Un estudio y evaluación  mas amplio de las circunstancias podrían ser necesarios antes de  poder fijar una fecha para la boda.

401.7.2 Derecho de Apelación: Para asegurar que se respeten los derechos de la pareja, una pareja debe ser informada de su derecho a apelar la decisión de retrasar la fecha de la boda a la Canciller.

401.7.3 Consulta: El ministro de la parroquia debe consultar con el Canciller en casos difíciles o en los que la pareja expresa su deseo de consultar.

401.7.4 Decisión del Ministro de la Parroquia: Tras consultar con el Canciller, el ministro de la parroquia puede decidir lo siguiente:

  • Las circunstancias especiales justifican la necesidad de retrasar la boda.
  • Las circunstancias especiales no son de una naturaleza suficientemente grave como para impedir la capacidad de una pareja para entrar en un matrimonio con éxito. Si se llega a una decisión de este tipo, la fecha de la boda se puede fijar y la  preparación formal del matrimonio puede comenzar.
  • Necesidad de información adicional. El ministro de la parroquia llevará a cabo una evaluación más exhaustiva del caso. No se puede fijar una fecha para la boda  hasta que no se haya tomado una decisión positiva al respecto.

402 EL MINISTRO QUE PRESIDE Y EL TESTIGO PARA EL RITO DEL MATRIMONIO


402.1 Relación con el Ministro que Preside:

La celebración del matrimonio católico se lleva a cabo en medio de la comunidad. El ministro que preside, que es el testigo oficial de la unión matrimonial ante la Iglesia, se presume que tiene una relación pastoral con la pareja.

402.2 La Responsabilidad de Atestiguar:

Los Sacerdotes y los diáconos  que posean las facultades adecuadas tienen la responsabilidad de atestiguar los matrimonios Católicos.

402.2.1 Clero Incardinado en la Diócesis de Baltimore:

Las Facultades de la Diócesis de Baltimore disponen de clérigos incardinados en esta Diócesis  que tienen la facultad general para celebrar todos los matrimonios en las parroquias donde son asignados cuando una de las partes es del rito latino. Si desean ser testigos de matrimonios fuera de su territorio de competencia, se requiere el permiso del propio pastor para su validez.

402.2.2 Orden Religiosa Clerical o Externos: 

Los externos  u ordenes religiosas clericales  que son asignados como pastores territoriales o pastores asociados, tienen la facultad para atestiguar válidamente a los matrimonios dentro de sus límites, tanto que sean feligreses de esa parroquia como que no  sean feligreses, siempre y cuando uno sea del rito latino. Si desean ser testigos de matrimonios fuera de su territorio, se requiere el permiso del  propio pastor para la validez del mismo.

402.2.3 Visitante del Clero: 

Los clérigos visitantes que tienen facultades para presidir matrimonios en sus diócesis, deben obtener  el derecho a la Facultades de Eventos (ver http://www.archbalt.org/vocations/priests/index.cfm) a través de la Oficina de Personal Sacerdotal y la delegación  correspondiente, con el fin de poder presidir un matrimonio en la Diócesis de Baltimore, y del pastor local de la parroquia en la que el matrimonio va a tener lugar o por el Tribunal (Canon 1111) siempre y cuando se hayan cumplido las condiciones apropiadas. Los clérigos de otras diócesis deben cumplir con los requisitos de la diócesis para recibir la Facultad de Eventos antes de su llegada destinada a presidir una boda u otro evento litúrgico. Los párrocos tiene la responsabilidad de comunicar este requisito a todos los clérigos que solicitan este tipo de permisos. Los pastores deben de asegurarse  a su vez de que la facultad para presidir se haya concedido antes de la boda o cualquier otro evento litúrgico que se vaya a llevar a cabo.

402.2.4 Diáconos: Cuando los diáconos ministran un matrimonio celebrado en la misa, el sacerdote que preside la misa es generalmente el testigo de los votos matrimoniales. Debido a razones pastorales, el sacerdote puede permitir al diácono presidir los votos matrimoniales durante la celebración de la misa.

402.2.5 Oficiantes No Católicos: Los matrimonios que involucran oficiantes no católicos requieren una dispensa de la forma canónica que se obtiene a través del Tribunal Diocesano. (Ver §404.3.1 Política., Lugar de boda, en el presente documento)

402.3 Lenguaje Especial y Necesidades Culturales:

Las parroquias deben ser consideradas y sensibles con el lenguaje especial y necesidades culturales de los contrayentes en las iglesias de la diócesis de Baltimore.

Procedimiento:

Cuando una pareja no puede encontrar un clero ordenado disponibles para satisfacer sus necesidades lingüísticas o culturales especiales, el sacerdote debe recomendar a la pareja que se pongan en contacto con la Oficina de Matrimonio y vida familiar para inquirir sobre la posibilidad de hacer ajustes especiales para su situación.

402.4Cuidados Especiales para las Personas con Discapacidades:

El estándar de evaluación para la preparación al matrimonio es el mismo para todos, incluyendo también a las personas con discapacidad. Los pastores y otras personas que preparan a las parejas para la entrada en el matrimonio, deben tener en cuenta el derecho de todos a recibir los sacramentos, mientras lo soliciten del modo oportuno. Cada pareja es única y por tanto la investigación prenupcial y preparación adecuada pueden ser adaptadas con relación a sus necesidades y situaciones personales.

402.4.1 Clero y Directores de Vida Pastoral: El Clero y  los Directores Pastorales  de Vida deben evaluar la preparación para el matrimonio de manera individual y a la luz del juicio pastoral basado en  una consulta realizada con el personal diocesano involucrado en temas relacionados con la discapacidad, así como con canónicos, médicos y otros expertos que puedan ser necesarios.

402.4.2 Opinión de Expertos:  Opiniones médicas y canónicas deben ser consultadas en la determinación de la presencia de cualquier impedimento para contraer matrimonio.

402.4.3 Paraplejia:  La paraplejia en sí misma no siempre implica la impotencia ni la permanencia de tal condición, y no es en sí misma un impedimento para la preparación para el matrimonio. En caso de duda con respecto a la impotencia, el matrimonio no puede ser impedido.

402.5 Testigos No Católicos:

Aunque es preferible que los dos testigos de una ceremonia matrimonial en la Iglesia Católica sean católicos, cuando las circunstancias lo aconsejen, las personas no Católicas puede servir como testigos sin necesidad de un permiso especial. Un testigo de matrimonio debe ser mayor de 18 años y estar en condiciones de indicar qué eventos sucedieron durante la ceremonia de la boda. (C. 97).

402.6 Católicos  como Testigos en Bodas No Católicas:

Los católicos pueden servir como testigos en las bodas de amigos de otras religiones, excepto cuando hay razones para creer que el matrimonio a ser testigo no sea válido.

402.7 El Cumplimiento de las Leyes Civiles y el Derecho Canónico:

Debido a que hay una serie de consecuencias canónicas y jurídicas a la hora de celebrar un matrimonio en la Iglesia, es importante que el párroco o el diácono procesen toda la documentación y formularios que sean requeridos  por la ley civil y la ley canónica de la Iglesia. La veracidad de los registros y el cumplimiento de los requisitos de documentación en particular, incluyendo las dispensaciones, en su caso, son una seria responsabilidad pastoral. Cuando se delega a un sacerdote visitante a presenciar un matrimonio, el pastor o el director de vida pastoral es responsable de asegurarse de que toda la documentación necesaria haya sido obtenida antes de la boda.

402.7.1 Certificado Bautismal:  Un certificado de bautismo Católico emitido dentro de los últimos seis meses debe obtenerse en todos los casos.  Los certificados de bautismo de otras denominaciones también se deben obtener.

402.7.2 Anotaciones: Los certificados de bautismo católicos deben de ser siempre autenticados personalmente por uno de los sacerdotes, diáconos o ministros parroquiales. Deben incluir una indicación acerca de la presencia o ausencia de todas las anotaciones sobre los sacramentos recibidos, cualquier matrimonio anterior, la profesión religiosa, o la ordenación. (Ver Políticas Sacramentales de la Diócesis de Baltimore)

402.7.3 Fotocopias:  Las fotocopias de documentos ( por ejemplo certificados de bautismo y matrimonio, divorcio, etc.) no deben ser aceptados a menos que estén certificados por un sacerdote u autoridad competente. Los documentos originales deben de ser presentados  y una fotocopia de los mismos se adjuntará en el archivo prenupcial. (Ver Políticas Sacramentales de la Diócesis de Baltimore)

402.7.4 Requerimientos del Derecho Civil:  Los requisitos civiles para el matrimonio (por ejemplo, una licencia de matrimonio civil) deben cumplirse antes de la celebración del matrimonio en la Iglesia.

402.7.5 Dispensaciones y Permisos: Las solicitudes de dispensas por disparidad de culto y permisos especiales deben ser enviados al Tribunal en el momento oportuno, acompañados del expediente completo antes del matrimonio. Los formularios de dispensación deben ser cumplimentados en su totalidad y los nombres de las partes deben introducirse correctamente en el talón de retorno. Los documentos que deben conservarse en el archivo prenupcial incluyen las donaciones de dispensas o permisos, el cuestionario prenupcial, los registros de bautismo recientes, todos los documentos legales (civiles o eclesiásticos) necesarios para confirmar la libertad de las partes para casarse, y declaraciones de testigos si es necesario.

Tipos Comunes de Permisos Canon Resolución si no se garantiza Quién los concederá en la Diócesis de Baltimore

Religión Mixta

c.1124, 1125

Matrimonio Ilícito

Obispo Diocesano, Vicario Episcopal, Vicario General, Tribunal de Vicarios de la parte Católica

Matrimonio de los Vagos

c. 1071, 1°

Matrimonio Ilícito

Matrimonio que no puede ser reconocido o celebrado según la ley civil

c. 1071, 2°

Matrimonio Ilícito

Matrimonio de quien esté sujeto a obligaciones naturales nacidas de una unión precedente,
hacia la otra parte o hacia los hijos de esa unión

c. 1071, 3°

Matrimonio Ilícito

Matrimonio de quien notoriamente hubiera abandonado la fe católica

c. 1071, 4°

Matrimonio Ilícito

Matrimonio de un menor de edad, si sus padres lo ignoran o se oponen razonablemente

c. 1071, 6°

Matrimonio Ilícito

Ceremonia asistida por el sacerdote no Católico

c. 1118

Matrimonio Ilícito

Ceremonia realizada en un lugar que no sea una Iglesia

c. 1118

Matrimonio Ilícito

Permiso para un Católico para casarse fuera de su parroquia

c. 1115

Matrimonio Ilícito

Ordinario Local o el Pastor

Tipos Comunes de Dispensaciones Canon Resolución si no se concede Quién los Concederá en la Diócesis de Baltimore

Disparidad de Cultos

(Católico & No Bautizado)

c. 1086

Matrimonio inválido

Obispo Diocesano, Obispos Auxiliares, Vicario General, Tribunal de delegados de la parte Católica

Disparidad de Cultos ad cautelum

(Bautismo dudoso)

c. 1086

Matrimonio inválido

Consanguinidad

(relación de sangre)

c. 1091

Matrimonio inválido

Afinidad

(relación matrimonial)

c. 1092

Matrimonio inválido

Forma Canónica

(no disponible para dos católicos)

c. 1127 § 2

Matrimonio inválido

Delegación

c. 1111

Matrimonio inválido

Obispos Diocesanos, Ordinario del Lugar, el pastor o Pastores asociados o diácono de la parroquia

402.7.6 El Papel del Tribunal:  Las solicitudes de permisos prenupciales, dispensaciones, o  Nihil Obstat,así como de las declaraciones de nulidad por falta de formularios deben de enviarse al Tribunal. El Tribunal se encarga de todos los procesos de anulación formales y documentales así como de todo Privilegio Paulino y el privilegio de los Casos en favor de  la Fe.

402.7.7 Dispensaciones de Formas Canónicas:  La dispensa de formas canónica sólo pueden concederse por el Ordinario del lugar de la parte Católica y no por el Ordinario del lugar donde se celebró el matrimonio. Los documentos prenupciales para un matrimonio celebrado con dispensa de la forma canónica se deben presentar en la parroquia en la que se hizo la solicitud.

402.7.8 Transferencia de Archivos Prenupciales al Lugar del Matrimonio fuera de la Diócesis: De acuerdo con el protocolo tradicional, el acta del matrimonio de los matrimonios que se celebran en una iglesia Católica en otra diócesis debe de ser transmitida a través del Tribunal de la Diócesis de Baltimore para su revisión y la concesión de un visum o nihil obstat, que  se enviará a su vez a la diócesis en la que se celebró la boda. (Ver Política §404.15. Bodas acaecidas en otra Diócesis, en el presente documento)

  1.   Sin Cargos: No se requiere pagar ninguna tarifa por los permisos matrimoniales o de dispensación.

402.7.10  Para aquellos que han estado casados con anterioridad:

  • Decreto de Nulidad:  Si una sentencia de nulidad del matrimonio anterior ha sido emitida por el Tribunal, se debe de incluir una copia de la misma en los documentos prenupciales. Si el decreto impone una restricción de algún  tipo sobre una de las partes que pretende  entrar en un nuevo matrimonio, no se podrá entonces llegar a  establecer una fecha para la boda sin haberse puesto en contacto primeramente con el Tribunal para solicitar y consultar información adicional al respecto. (Canon 1684 § 1).
  • Ausencia de Formularios: Si no se  ha obtenido previamente, las peticiones de una declaración de nulidad por falta de formularios deben de ser rellenadas completamente y firmadas tanto por el peticionario como el ministro de la parroquia.

  Las peticiones mencionadas anteriormente deben de ser acompañadas por los siguientes documentos:

  • Un certificado del Matrimonio que se trató por fuera de la Iglesia,
  • Un registro del divorcio civil o anulación del mismo,
  • Un certificado de bautismos reciente de la parte Católica, y
  • Declaraciones juradas de dos testigos cualificados que testifican que el matrimonio en cuestión nunca fue validado por un sacerdote o diácono católico.

No se puede establecer una fecha para la boda para un matrimonio que requiere una declaración de nulidad por falta de formularios hasta después de que la sentencia de nulidad haya sido emitida.

                  402.7.11 Registro de Matrimonio:  Los matrimonios se registrarán conforme a los procedimientos adecuados en el libro de registros matrimoniales de la parroquia. Una notificación sobre el matrimonio se envía a la iglesia donde se realizó el bautismo. (Ver Canon 1121 y las  Políticas Sacramentales de la Diócesis de Baltimore)


403 ESTABLECIENDO LOS PROGRAMAS PARA LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO


403.1 Creando una Política de Planificación:

Una política parroquial justa y razonable debe de ser establecida para asegurar que los Católicos tienen opciones razonables disponibles para planificar y programar  sus matrimonios durante la misa o fuera de la misa. Dicha preparación tendrá que tener en consideración el calendario completo de los servicios de la parroquia y el número de sacerdotes disponibles en cada parroquia.

403.2 Comunicación de la Políticas de Programación:

La política de la parroquia para la programación de las celebraciones del matrimonio debe ser claramente comunicada a todos los feligreses. La política parroquial debe figurar regularmente en el boletín de la parroquia, y el sitio web de la misma. Así mismo, debe de  estar disponible en formato impreso como parte de cualquier preparación matrimonial  y materiales que se entreguen a las parejas comprometidas. Dado que el número de bodas celebradas en la misa puede ser limitado en una parroquia en particular, las parejas deben ser ayudados a comprender que no siempre será posible celebrar una boda en el día de su primera opción.

403.3 Fomentando la Naturaleza Comunitaria del Sacramento:

En la programación de las liturgias del matrimonio, la naturaleza comunitaria del sacramento del matrimonio debe ser fomentada.  La catequesis apropiada de los fieles es necesaria para ayudar a la comunidad a entender la dimensión comunitaria que este sacramento alcanza. Esto es especialmente importante, si los matrimonios deben ser celebrados en ocasiones durante una misa dominical regular o si varios matrimonios se celebran conjuntamente.

403.4 Respetando el Calendario Litúrgico:

A la hora de establecer un calendario matrimonial para la parroquia, la integridad del calendario litúrgico y la  celebración de la comunión de los domingos debe de ser respetada. 

SOLEMNIDAD O CELEBRACIONES

LITURGIA DE LA BODA PERMITIDA

MISA NUPCIAL & TEXTOS

LECTURAS NUPCIALES PERMITIDAS

BENDICION NUPCIAL ACEPTADA

T.O. Domingos

-Misa Parroquial

Si

No

1

Si

-Misa Extra

Si

Si

Todas

Si

Domingo de:

-Adviento/Cuaresma/

Pascua

Si

No

1

Si

-Epifanía, Pentecostés,

Corpus Christi

Si

No

No

Si

Domingos en tiempo de Navidad:

-Misa Parroquial

Si

No

1

Si

-Misa Extra

Si

Si

Todas

Si

Solemnidades:

-Navidad

Si

No

No

Si

-Triduo Pascual

No

No

No

No

-Domingo de Pascua

Si

No

No

Si

-Octavo de Pascua

Si

No

1

Si

-Todos los Santos

Si

No

No

Si

-Ascensión

Si

No

1

Si

-1 de Enero

Si

No

No

Si

-Inmaculada Concepción

Si

No

No

Si

403.5 Política para fijar el Número y el horario de las Bodas:

Una parroquia, previa consulta con el Canciller, puede desarrollar una política de planificación con relación al número y el momento en que las bodas se celebren en un día en función de la situación pastoral y el número de ministros disponibles para celebrar los matrimonios. Esta política parroquial también incluye la programación de las misas especiales de aniversario de boda.

403.6 Ritual del Matrimonio fuera de la Misa:

El ritual del matrimonio fuera de la misa (II) se puede utilizar sin ninguna restricción, teniendo en cuenta el carácter de la temporada.

  1. Satisfaciendo la Obligación de Participar en la Misa:

Un católico satisface la obligación de participar en la misa en un rito católico, asistiendo o ayudando en cualquier misa, incluidas las misas de boda, un domingo, día de santo, sábado por la tarde o la vigilia de un Día Santo (Canon 1248). Aunque el Código de Derecho Canónico no proporciona una definición explícita, “tarde” se entiende generalmente como final de la tarde a partir de las 4:00 PM.

403.8 Celebrando mas de una Boda en una Misma Ceremonia:

Las comunidades parroquiales pueden animar a más de un pareja a considerar la celebración de sus bodas durante una misma ceremonia o misa. Las parroquias deberán seguir ofreciendo a las parejas la opción, sin embargo, de tener celebraciones individuales de matrimonio. (Canon 1115)

403.9 Visitante del Clero:

Si  visitantes del clero católico han sido invitados para atestiguar una boda, se entiende que acuden honrando a la política de la parroquia, así como la programación de la Diócesis y las expectativas parroquiales de preparación para el matrimonio y la celebración de la liturgia. Deben obtener también el derecho a la Faculta de Eventos apropiada, a través de la Oficina de Personal del Clero antes de que lleguen a presenciar el evento. (Ver Política §402.1.1., La responsabilidad de testificar, en el presente documento)


404 ESTILO DE CELEBRACIONES MATRIMONIALES

404.1 Respetando el Rito del Matrimonio Cristiano:

La experiencia Católica de celebrar los votos matrimoniales transmite claramente las creencias de la Iglesia sobre el sacramento del matrimonio. El Rito del Matrimonio por tanto, debe de ser respetado en  estructura y contenido.

404.2 Consideraciones a la hora de Prepararar la Celebración del Matrimonio Cristiano:

Las circunstancias pastorales de la pareja, incluyendo sus antecedentes religiosos y familiares y practicas realizadas, su lengua y cultura, los recursos disponibles de la parroquia, las normas litúrgicas, y el derecho canónico deben de ser considerados durante el proceso de la planificación de la celebración del matrimonio cristiano. El Rito del matrimonio ofrece una serie de opciones legítimas para satisfacer todas estas necesidades diferentes.

404.3 Apreciando el Carácter Sagrado del Matrimonio:

El clero y los laicos que participan en la preparación para el matrimonio de las parejas comprometidas deben ayudar a las parejas a apreciar el carácter litúrgico y las normas litúrgicas relevantes para el Rito del Matrimonio Cristiano. Los Ministros de la parroquia deben animar a las parejas comprometidas para evitar cualquier tipo de extravagancia que pudiera suponer el detrimento de la santidad del matrimonio como un sacramento de la iglesia.

404.4 Celebrando el Matrimonio durante la Misa:

El Rito del Matrimonio entre dos personas Católicas puede tener lugar en la celebración de la misa. No obstante, esto supone que las parejas participan regularmente en la Eucaristía Dominical y no son extraños a sus propias tradiciones de fe. En algunos casos, los ministros pastorales pueden necesitar el tener que alentar o sugerir respetuosamente a las parejas la celebración del matrimonio fuera de la misa.

404.5 Comunicando las Políticas para los distintos Tipos de Celebraciones Matrimoniales:

Las políticas parroquiales que rigen el estilo de las celebraciones del matrimonio en la parroquia deben de ser comunicadas de una forma clara y fácilmente accesible para las parejas comprometidas. Estas políticas parroquiales deben aparecer a intervalos regulares en el boletín parroquial.

404.6 Restricciones del Sacerdote Oficiando:

En el rito del matrimonio cristiano, el ministro que preside la boda sirve  a su vez como testigo oficial de la Iglesia. A un sacerdote o diácono no le está permitido oficiar en una boda simplemente bajo el papel de un mero funcionario civil; ni podrá oficiar una boda en la que ninguna de las partes es Católica, excepto en el caso de los catecúmenos. (Véase también la Política §404.8.1 Matrimonios Cristianos de Catecúmenos, en el presente documento).

404.7 Participación de la Asamblea:

Como viene siendo la norma general en todas las celebraciones litúrgicas, se anima a la asamblea a participar en la liturgia de la boda, recitando las respuestas y los cantos adecuados.

404.8 LUGAR Donde se celebra la BODA:

Las bodas por lo general se llevarán a cabo en una iglesia parroquial. El Arzobispo de Baltimore puede permitir que se celebre una boda entre dos católicos o entre un católico y un no católico o un católico y una persona no bautizada en otra iglesia, oratorio o lugar adecuado (canon 1118). Aunque siempre se anime a los fieles a celebrar su boda en un lugar de adoración, el Arzobispo o su delegado pueden considerar si otro lugar podría ser adecuado.

404.8.1 Iglesias Parroquiales: Todos los católicos que sean bautizados y libres para poder casarse en la Iglesia Católica pueden celebrar sus matrimonios en la iglesia parroquial de la novia o el novio. El permiso para casarse en otra parroquia debe obtenerse del pastor de la novia o del novio. Se prefiere que las bodas se realicen en la iglesia parroquial de una de las partes católicas en vez de en cualquier escuela, universidad, hospital u otra capilla católica.

404.8.2 Bodas en Escuelas Secundarias Católicas, Universidades Católicas o Capillas de Escuelas Universitarias u Otra Ubicación Católica:

404.8.2.1 Quién podría casarse en las Escuela Secundarias, Universidades, Escuelas Universitarias u otras Ubicaciones Católicas Aprobadas: Como regla general, solo los ex alumnos, empleados actuales u otras personas estrechamente relacionadas con la institución son elegibles para casarse en la capilla de una Escuela Secundaria Católica, Universidad, Escuela Universitaria u otra ubicación católica.

  1. Si estas personas son católicas bautizadas, deben estar en regla con la Iglesia y libres para casarse en la Iglesia Católica para poder ser elegibles para casarse en la capilla de un lugar católico aprobado.

  2. En otras palabras, cada boda que involucre a un católico (practicante o no) tiene que poder ser reconocida por la Iglesia Católica Romana, lo que significa que debe ser presenciada por un sacerdote o diácono.

404.8.2.2 Quién puede Oficiar en Escuelas Secundarias Católicas Aprobadas, Universidades, Escuelas Universitarias u otras Ubicaciones Católicas: Los católicos bautizados solo pueden ser casados ​ por un sacerdote o diácono que esté en regla y debidamente reconocido por la Iglesia. Ningún ex sacerdote o diácono católico podrá actuar como oficiante en cualquier boda en la propiedad, ya sea en la capilla o no.

404.8.2.3 Bodas entre No Católicos en Capillas Católicas: Las bodas entre dos personas no católicas pueden ocurrir en la capilla con la preparación litúrgica adecuada, siempre que sean antiguos alumnos, empleados actuales u otras personas estrechamente relacionadas con la institución y mientras se mantenga durante la ceremonia el carácter sacramental de la capilla.

Procedimiento: Cómo las Escuelas Secundarias Católicas, Universidades, Escuelas Universidades u Otras Ubicaciones Católicas Aprobadas pueden Celebrar las Bodas

404.8.2.4 Instituciones Que Pueden Solicitar Permiso: Cualquier Escuela Secundaria Católica, Universidad, Escuela Universitaria u otra ubicación católica actualmente en funcionamiento dentro de los límites de la Arquidiócesis de Baltimore puede solicitar a la oficina de la Cancillería que les permitan celebrar bodas católicas aprobadas en su ubicación.

404.8.2.5 Proceso de Solicitud: Para solicitar el permiso se debe presentar un formulario apropiado a el Canciller e incluir todos los elementos enumerados en el punto 404.8.2.6 que se explican a continuación.

404.8.2.6 Acuerdo de Política Matrimonial: Un acuerdo firmado de Política Matrimonial con la parroquia local en la que se encuentre ubicada la institución católica, que indique la forma en la que la parroquia y la institución vayan a trabajar de forma conjunta con las parejas que soliciten casarse en el lugar donde se encuentre la institución (para ejemplos, por favor, póngase en contacto con la Cancillería).

A.Libertad para Casarse y Preparación: Este acuerdo debe establecer quién será responsable de determinar la libertad de matrimonio de la pareja comprometida, así como la preparación adecuada y las normas litúrgicas que se observarán en la ubicación propuesta de la capilla. (Ver la Política de Matrimonio de la Arquidiócesis de Baltimore, 401 et seq. para más información)

B.Firmas: El acuerdo debe ser firmado por el presidente de la Institución o su equivalente y el pastor actual.

C.Nuevo Pastor – Nuevo Acuerdo: Se debe hacer una nueva solicitud cuando se designa un nuevo pastor para la parroquia local en la que se encuentre la capilla, con el fin de asegurar relaciones armoniosas en esta área.

D.Persona de Contacto de la Institución Católica: El nombre de la persona responsable en la ubicación de la institución para programar bodas católicas;

E.Sesión de Instrucción: Una promesa de la Institución de que la persona responsable de programar las bodas católicas asistirá a la sesión de instrucción anual sobre el proceso de la boda celebrado por el Tribunal Metropolitano;

F.Promesa de Seguimiento de la Política: Que la Institución cumplirá con la política de bodas católicas en su capilla con respecto a la pareja elegible, mediante el clero adecuado y la preparación y ejecución de todos los documentos prematrimoniales, incluido el otorgamiento de dispensas y permisos (ver política a continuación)

G.Requisito de Información: La Institución enviará un informe al Canciller, Vicario Judicial y al párroco de la Parroquia el 1 de enero o sobre esa fecha cada año que detallará el calendario anual anterior:

1. El número total de bodas celebradas en el sitio;

2. El número total de bodas católicas celebradas en el sitio;

3. La cantidad de bodas que involucran a católicos residentes en la Arquidiócesis de Baltimore casados ​​en el sitio;

4. Una lista completa de todos los sacerdotes o diáconos católicos que presenciaron las bodas en el sitio y en sus diócesis o comunidad religiosa de incardinación; y

5. Cantidad total de ingresos adquiridos de las bodas celebradas en el sitio.

H).Las Responsabilidades de la Institución Aprobada para una Boda Católica en una Capilla Aprobada:

1. Libertad para Casarse: La ubicación donde se encuentre la Capilla será responsable de asegurarse de que cualquier católico bautizado (practicante o no) sea libre de casarse en la Iglesia Católica y se case de acuerdo con los requisitos de la ley de la iglesia según lo determinado en el acuerdo con la parroquia local, como se mencionó anteriormente.

2. Notificación a la Parroquia: La Capilla notificará inmediatamente a la Parroquia local que ha habido una solicitud para una boda en la ubicación de la Capilla y trabajará con la parroquia en la que residen usando el procedimiento aprobado desarrollado por la Capilla y la parroquia (ver la sección anterior) para permitir buenas relaciones entre la Capilla y la preparación adecuada de la pareja para el Sacramento del Matrimonio.

3. Idoneidad del Clero: La Capilla será responsable de asegurarse de que a todos los clérigos católicos (sacerdotes y diáconos) de cualquier diócesis o comunidad religiosa se les hayan otorgado facultades de la Arquidiócesis de Baltimore (ver punto 5 a continuación). Para obtener más información sobre las facultades del clero en la Arquidiócesis de Baltimore, consulte https://www.archbalt.org/clergy-personnel-division/event-faculties/ 

4. Dispensaciones y Permisos: Todas las dispensas y permisos también deben obtenerse del Tribunal Metropolitano, incluido el permiso para una boda fuera de la iglesia parroquial.

5. Acceso a los Archivos: La Capilla permitirá el acceso a sus archivos matrimoniales al Vicario Judicial, el Pastor o su delegado en caso de que surjan preguntas sobre estos asuntos.

              404.8.2.7 Otorgamiento de Permiso: Después de recibir toda la información requerida de la entidad solicitante, el Canciller revisará esta información y notificará a la Institución Católica de la decisión dentro de los 30 días posteriores a la recepción de la solicitud. El permiso se otorga inicialmente por tres años y puede renovarse si se presenta una nueva solicitud. Si se nombra un nuevo pastor durante este tiempo, se requiere un nuevo acuerdo con la ubicación católica para que las bodas continúen en ese sitio.

               404.8.2.8 Retiro del Permiso: Si una Institución específicamente aprobada no cumple con estas políticas, la Oficina de la Cancillería le retirará su capacidad para poder continuar organizando bodas católicas por propia iniciativa.

              404.8.2.9 Efectos del Reconocimiento de la Capilla Católica por parte de la Cancillería: Una vez que la Oficina de la Cancillería apruebe la ubicación como un sitio para el matrimonio católico, el nombre de la ubicación aparecerá en el sitio web de la política Arquidiocesana. El Vicario Judicial se referirá a esta lista de sitios aprobados para otorgar permiso para bodas en estos lugares.Si la ubicación NO se encuentra en la lista aprobada, se debe presentar la solicitud correspondiente a la oficina de la Cancillería bajo la sección 404.8.3 que figura a continuación.

              404.8.3 Bodas Fuera de la Iglesia Parroquial, incluyendo lugares para bodas en el interior o al aire libre (no en una ubicación que sea una capilla católica aprobada)

              404.8.3.1 Estas normas se aplican a los súbditos católicos del Arzobispo de Baltimore que residen (tienen un domicilio o cuasi domicilio) dentro de los límites de la Arquidiócesis de Baltimore;

              404.8.3.2 Quién Puede Solicitar una Boda Fuera de la Iglesia Parroquial: Las solicitudes de bodas que se celebren en el exterior de una iglesia parroquial deberán ser realizadas por el sacerdote o diácono preparado dirigidas al Arzobispo de Baltimore a través de la oficina del cancilleral menos con seis meses de anticipación.

              404.8.3.3 Tipo de Ceremonia Permitida: En una ceremonia fuera de la parroquia o en la ubicación de la capilla católica aprobada, se permite una ceremonia de Liturgia de la Palabra con Intercambio de Consentimiento y bendiciones. Todas las normas litúrgicas para bodas se siguen aplicando (ver la política de la Arquidiócesis de Baltimore sobre el Sacramento del Matrimonio, 400 y siguientes).

               404.8.3.4 Lugares de Celebración: Los lugares para bodas fuera de la iglesia parroquial deben ser razonables y acordes con una celebración religiosa. El lugar de la ceremonia debe establecer un sentimiento de oración sagrado, para la pareja y sus invitados. La pareja no debe asegurar irrevocablemente el lugar hasta que hayan recibido permiso de la oficina de la Cancillería para que la boda tenga lugar en el sitio propuesto.

              404.8.3.5 Recintos Fuera de los Límites de la Arquidiócesis de Baltimore: Las solicitudes de lugares fuera de esos límites requerirán la acomodación y consideración del obispo de otras diócesis y no se pueden garantizar. La Oficina de la Cancillería trabajará con otras diócesis para tratar de garantizar los permisos necesarios.

              Ejemplos de Lugares Inadecuados: Algunos ejemplos de lugares no adecuados para la celebración de una boda serían (esta lista no es exhaustiva) en un barco, en cualquier lugar donde se sirva alcohol como algo normal, como puedan ser los casinos, bares, clubes nocturnos o similares. No se permitirán los lugares que el Arzobispo considere inadecuados.

              404.8.3.6 Recintos al Aire Libre: Un lugar al aire libre debe cumplir con los mismos criterios que se enumeran anteriormenteY DEBE tener un lugar en el interior aprobado en caso de mal tiempo. Otros criterios incluyen:

A.Los Mismos Requisitos del Condado: Tanto el lugar al aire libre como el interior deben estar en el mismo condado para evitar problemas relacionados con la emisión de una licencia de matrimonio para la ceremonia (en Maryland la pareja debe obtener la licencia de matrimonio en el condado o ciudad de Baltimore en el que se vayan a casar);

B.Respeto por el Sacramento: Todas las solicitudes deben hacerse de buena fe, lo que ilustraría el deseo de mantener un respeto y reverencia hacia el Sacramento del Matrimonio.

C.Se Requiere la Preparación Adecuada: La pareja solicitante debe completar la preparación prenupcial requerida para todas las personas que busquen el Sacramento del Matrimonio dentro de la Arquidiócesis de Baltimore (consulte las Políticas de Matrimonio de la Arquidiócesis de Baltimore, 401 y ss.)

D.Música Litúrgica Requerida: Las normas con respecto a la Música Sacra deben observarse para la ceremonia de la boda y se deben emplear a los ministros de música de la Iglesia debidamente capacitados para el lugar de la boda aprobado.

E.Facultades Locales Requeridas: El sacerdote o diácono que está realizando la preparación debe tener facultades dentro de la Arquidiócesis de Baltimore. Todos los sacerdotes que residan fuera de la Arquidiócesis de Baltimore y deseen ser testigos de una boda dentro de sus límites deben al menos adquirir las Facultades de Evento antes de la boda. Para obtener más información sobre este proceso, visite este enlace: https://www.archbalt.org/division-of-clergy-personnel/priests/

              404.8.3.7 Procedimiento para la Aprobación del Lugar por Parte de la Cancillería:Presentación de la Petición: El clérigo que está realizando la preparación debe enviar una petición para permitir una boda fuera de la iglesia parroquial a la atención del Canciller por correo ordinario, correo electrónico o fax y debe recibirse conal menos 6 meses de anticipación. El formulario de solicitud debe ser utilizado para este propósito.

1.      Respuesta a la Petición: Una vez que se revise la petición y dentro de los 30 días posteriores a la recepción de la información completa, el Canciller emitirá una carta para abordar la solicitud.

2.      Concesión de la Solicitud: Si se concede la solicitud, la carta indicará la ubicación correcta de la parroquia para la delegación y la conservación del archivo prenupcial.

a.       Esta carta incluirá el permiso requerido bajo el canon 1118, el nombre de la parroquia donde se llevará a cabo la boda y las instrucciones sobre el lugar apropiado para el archivo prenupcial.

b.      Se enviará una copia de esta carta al sacerdote o diácono solicitante, a la pareja, al Vicario Judicial y al párroco de la parroquia en la que se llevará a cabo el evento.

3.      Declinación de la Solicitud: Si la solicitud es rechazada, los motivos de la denegación se incluirán en la carta. La decisión del Arzobispo de Baltimore es definitiva.

404.8.3.8 Delegación de Pastor Requerida: Cualquier sacerdote o diácono que vaya a ser testigo de una boda fuera de la iglesia parroquial debe contactar al pastor local, tal y como se indica en la carta de la Cancillería que otorga la solicitud, con el fin de poder obtener delegación local y poder proporcionarle al pastor el archivo prenupcial completo para su revisión al menos 60 días antes de la fecha de la boda , con el fin de que pueda facilitarse la delegación habiendo sido informado debidamente.

404.8.3.9 Dispensaciones / Permisos Adicionales si la Solicitud es Otorgada: Si se concede la solicitud, cualquier solicitud adicional de dispensaciones o permisos debe ser presentada al Vicario Judicial para su adecuado manejo.

404.8.3.10 Mantenimiento de Registros de Cancillería: La Oficina de Cancillería retendrá un registro de las peticiones presentadas para bodas fuera de una iglesia parroquial que incluirán los nombres de las partes, su estado bautismal, sus parroquias de domicilio, el nombre del sacerdote solicitante, el lugar de la boda propuesta, la parroquia donde se llevará a cabo la boda propuesta, la fecha de la solicitud, la fecha de la carta que aborda la solicitud, si la solicitud fue otorgada o no. Esta información se debe proporcionar a la Oficina del Tribunal para que se pueda conservar junto con los demás registros en relación con las dispensas o permisos relativos a los matrimonios.

404.8.4 Dispensación de la Forma Canónica para la Celebración de Matrimonios en otras Ubicaciones:  La dispensación puede ser concedida para:

  1. Una boda entre un Católico y un Cristiano bautizado donde la ceremonia será presidida por el Ministro del Cristiano bautizado en una casa de culto reconocida por esa denominación, o
  2. Para el Católico –Una boda Judía donde el oficiante Judío presidirá la boda en una casa de culto u otro lugar interior que sea adecuado, o
  3. Para el Católico – Boda de un No Bautizado (Mormón, etc.) donde el oficial religioso presidirá la boda en una casa de  culto u otro lugar interior que sea adecuado.

404.9 Rito para Celebrar el Matrimonio fuera de la Misa:

En un matrimonio entre un Católico y un bautizado no Católico, se espera que el rito para celebrar el matrimonio  se de fuera de la Misa. Si las circunstancias lo justifican y la parte no Católica acepta celebrar una Misa, el rito para celebrar el matrimonio dentro de la Misa puede ser utilizado, teniendo en cuenta que, de acuerdo con la ley general, la comunión no se  puede administrar a los no Católicos.

404.9.1 Consideraciones Pastorales: La celebración de un matrimonio cristiano en la misa puede hacer la celebración incómoda para ambas partes, poniendo de manifiesto sus diferencias en cuanto a las tradiciones de fe. Esta dificultad se acentúa aún más en los casos en los que se invita a clérigos no Católicos a participar en un matrimonio celebrado en la misa.

404.9.2 Distribución de la Comunión: En la Diócesis de Baltimore, la distribución de la Santa Comunión no se incluirá en las ceremonias de matrimonio que se celebren fuera de la Misa. La única excepción a esta norma es cuando un diácono  sea el testigo de una ceremonia matrimonial con el fin de cumplir con el lenguaje especial o las necesidades culturales de la pareja. En tal caso, la distribución de la Comunión, aunque no se recomienda, se puede permitir.

404.9.3 Servicio de la Comunión: A pesar de que el rito del matrimonio cristiano permita que el servicio de  la comunión se pueda celebrar después del intercambio de votos de la pareja, un número suficiente de sacerdotes disponibles para celebrar una misa de boda en la Diócesis de Baltimore hace que el uso de esta opción del Rito sea innecesaria en la Diócesis.

404.10 MATRIMONIO CATÓLICO/NO-CATÓLICO DEL ORIENTE:

Cuando se celebra un matrimonio entre un Católico y una persona de la tradición Oriental no Católica, sólo una de las ceremonias religiosas ha de tener lugar. Si el matrimonio se celebra en la Iglesia Católica, el ritual Católico se utilizará y, con el fin de salvaguardar la integridad, los rituales de las dos tradiciones no deben de ser integrados en una misma ceremonia.

404.10.1 Consultas relacionadas con Matrimonios de Cristianos Ortodoxos:  Las preguntas o consultas relacionadas con el matrimonios de un Católico y un Cristiano Ortodoxo deben de ser dirigidas al Tribunal o la Cancillería. La obligación de la forma canónica en estos casos es simplemente para la legalidad (licitud); para su validez,  así mismo se requiere la presencia de un ministro sagrado de la iglesia Ortodoxa junto con la observancia de los demás requisitos de la ley Ortodoxa (intercambio adecuado de los votos, bendición nupcial, etc.).

404.10.2 Estatuto de un Matrimonio Cristiano presentado por un No-Católico Oriental y otro no-Católico: Aquellos casos en los  que un no Católico Oriental y otro no Católico sean casados ante alguien que no sea un sacerdote no Católico del Oriente son considerados inválidos por la Iglesia Católica. Una declaración de nulidad de tales uniones se puede  obtener a través del Tribunal bajo un procedimiento similar al de defectos de casos de formularios Católicos.

404.10.3 Estatuto del Matrimonio entre Católicos del Rito Latino y un No-Católico Oriental: El matrimonio entre Católicos del Rito Latino y Orientales no Católicos entró sin una dispensa de la forma canónica a partir del 24 de marzo de 1967 antes de que un sacerdote no Católico Oriental fuera considerado válido; este tipo de matrimonios entre Católicos Orientales y Cristianos no Católicos orientales entraron en o después del 21 de enero de 1965 (7 de abril 1965 Católicos de Ucrania)  y también se consideran válidos.

404.11 CEREMONIAS MATRIMONIALES ENTRE NO CRISTIANOS Y/O CATECÚMENOS:

Los Matrimonios entre un no Cristiano (después de la recepción de una dispensa de disparidad de culto), se celebrarán durante la Liturgia de la Palabra y no en la Liturgia Eucarística. (Ver El rito del matrimonio, # 8). A pesar de que se reconozca que los catecúmenos ya están unidos a la familia de la Iglesia, los matrimonios de catecúmenos se deben de  celebrar del mismo modo durante la Liturgia de la Palabra. El Capítulo III del rito del matrimonio se debe seguir, permitiendo a su vez la aplicación de la bendición nupcial en el Capítulo I, # 33 para ser utilizado (omitiendo todas las referencias a compartir la Eucaristía.) (Ver Estatutos Nacionales para el Catecumenado, # 10, Los Sacramentos de Iniciación, en el presente documento)

404.12 MATRIMONIO ENTRE UN CATÓLICO Y UNA PERSONA NO BAUTIZADA

Un sacerdote Católico o diácono con la facultad de atestiguar los matrimonios pueden presidir el matrimonio de un Católico y una persona no bautizada con la dispensación habitual de disparidad de culto. La opción preferida sería la de celebrar el matrimonio en la Iglesia Católica o en una capilla u otro cualquier lugar adecuado  y que sea propiedad de la parroquia. Se prefiere el ritual del matrimonio Católico, modificado para incluir  respeto y sensibilidad hacia la celebración de la otra tradición religiosa. Las costumbres tradicionales de la otra parte se pueden incorporar en la ceremonia, a menos que sean contrarias a la doctrina católica.

404.12.1 Intercambio de Votos: El clérigo de la otra tradición religiosa puede ser invitado a participar en la ceremonia, pero el sacerdote Católico o diácono serán los que atestigüen oficialmente el intercambio de votos. (Ver Política de §404.3., Lugar de boda, en el presente documento)

404.12.2 Sensibilidad Pastoral: En todas las situaciones anteriores,  los sacerdotes y diáconos católicos deben ser conscientes de la naturaleza sensible de ministrar a un católico que está comprometido con un persona   no bautizada. [Catholic-unbaptized engaged couple?]. El cuidado pastoral antes y después de la boda debe ofrecer apoyo y asistencia constante a la pareja. Los sacerdotes y diáconos no deben dudar en involucrarse en la preparación para el matrimonio y la celebración del matrimonio para estas parejas. (Ver Política de §404.3., Lugar de boda, en el presente documento)

404.12.3 Revisión sobre el Significado Religioso de Otros Ritos Religiosos: Las ceremonias tradicionales de bodas en  alguno de los otros tipos de religiones  pueden incluir ritos que, en efecto, constituirían unirse a otra religión (communicatio in sacris). Por esta razón, un ministro pastoral debe escrutar cuidadosamente el significado religioso de las costumbres tradicionales de la boda antes de permitirles que se incluyan en una ceremonia Católica. Por ejemplo, no hay ningún rito tradicional del matrimonio Islámico que no sea el testimonio del contrato y la transmisión pública de la novia a la casa del novio. Dado que este ritual Islámico tradicional puede incluir elementos ajenos al matrimonio Cristiano, una planificación muy cuidadosa y el acuerdo entre las partes debe preceder a cualquier dispensa para permitir este rito. La forma tradicional en un matrimonio Islámico por lo general requiere que la otra parte haga su profesión de fe para que lo convierta a una persona al Islam como una condición previa. Dado que esto constituiría la apostasía por acto formal, es imposible para el Católico poder participar en un ritual de este tipo. Es concebible sin embargo que, mediante una consulta exhaustiva, una celebración tradicional Islámica modificada podría ser planificada para que fuera aceptable, pudiéndose beneficiar de esta forma de una dispensación.

404.13 RESPETANDO LAS FUNCIONES LITÚRGICAS DE LOS PARTICIPANTES:

La pareja de novios debe de ayudar  con el fin de  apreciar su papel especial en el rito del matrimonio en el que, de hecho, son los ministros, y como tales, los que confieren el sacramento el uno al otro a través del intercambio de votos que realizan. Respetando el principio litúrgico en el que sólo una función debe ser ejercida en la liturgia por cada individuo, otros miembros de la familia y de la comunidad parroquial serán invitados a participar en la liturgia matrimonial como lectores, cantores, músicos, o ujieres.

Procedimiento:

Los ministros extraordinarios de la Comunión pueden ser invitados a asistir en la distribución de la Santa Comunión, si es necesario.

404.14 EL PAPEL DE LA PAREJA QUE SE VA A CASAR:

Debido  a que la pareja son los ministros del sacramento del matrimonio, no es apropiado para ellos servir en cualquier otra función litúrgica

404.14.1 Administración de la Comunión: No es apropiado para la pareja de la boda administrar la Santa Comunión el uno al otro o al resto de la asamblea.

404.14.2 Oración Eucarística:  Es también inapropiado que la pareja que se va a casar se sitúe en ambos lados del que preside durante la  oración de la Eucaristía, como si fueran parte de los miembros concelebrantes.

404.15 Admisión de Personal no Católico a la Santa Comunión:

La admisión a la  Santa Comunión para los miembros de las iglesias no Católicas en las bodas Católicas no es posible en las circunstancias actuales. Debido a que los Católicos creemos que la celebración de la Eucaristía es un signo de la realidad de la unidad de la fe, la vida y el culto, los miembros de esas Iglesias con las cuales  todavía no estamos totalmente unificados no están  normalmente admitidos a la comunión. Compartir la Eucaristía, bajo circunstancias excepcionales con otros Cristianos, requiere del permiso especial de acuerdo con las directrices del Obispo diocesano y las disposiciones del derecho canónico.

404.15.1 Normas: Las normas específicas relativas a la admisión se articulan claramente en la política de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos donde se señala. “Damos la bienvenida a nuestros hermanos Cristianos a esta celebración de la Eucaristía como hermanos y hermanas nuestros. Oramos para que nuestro bautismo común y la acción del Espíritu Santo en esta Eucaristía nos haga cercanos los unos a los otros y comiencen a disiparse las tristes divisiones que nos separan”. Oramos para que éstas disminuyan y, finalmente, desaparezcan, de acuerdo con la oración de Cristo por nosotros “para que todos sean un solo ser “(Juan 17:21).”

404.15.2 Requerimientos en virtud del Canon 844: Los ministros Católicos administran lícitamente los sacramentos de la penitencia, Eucaristía y unción de los enfermos a los miembros de las iglesias orientales que no tienen Comunión plena con la Iglesia Católica, si  solicitan  los sacramentos por su propia cuenta y bajo las debidas disposiciones. Esto es válido también para los miembros de otras Iglesias, que en el juicio de la Sede Apostólica, se encuentran en la misma situación que las Iglesias orientales en cuanto a estos sacramentos se refiere “(CIC 844 § 3). Los Cristianos de estas Iglesias deben, por supuesto, respetar las directrices de su propia Iglesia con respecto a cuándo sería permisible para ellos recibir la comunión en una iglesia Católica.

404.15.3 Protestantes: Las circunstancias en las que se acepta  que los protestantes reciban la comunión son más limitadas, aunque  aún sigue siendo posible, siempre y cuando lo hagan bajo ciertas circunstancias específicamente definidas.

404.15.4 Peligro de Muerte: El derecho canónico  explica los parámetros: “Si el peligro de la muerte está presente u otra necesidad grave, a juicio del Obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, los ministros Católicos  podrán administran lícitamente estos sacramentos a otros cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia Católica, que no pueden acudir a un ministro de su propia comunidad o solicitarlo ellos mismos, bajo la condición de que se manifieste la fe católica en estos sacramentos bajo las debidas disposiciones “. (CIC 844 § 4)

404.16 INTEGRACIONES ÉTNICAS Y COSTUMBRES POPULARES:

Las costumbres étnicas y populares asociadas con la celebración del matrimonio en la Iglesia Católica de otros países deben de ser respetadas y se pueden incorporar en la liturgia. La manera en que estas o cualquier otras costumbres se incorporan en la liturgia deben  respetar siempre la integridad de la liturgia y los principios universales articulados en El Rito del Matrimonio Cristiano sin contradecir a las enseñanzas Católicas.

Procedimiento:

Cuando surgen dudas sobre la idoneidad de un proyecto de adaptación cultural del rito del matrimonio Cristiano,  las parroquias han de consultar a la Oficina de Culto y Formación Sacramental (o con el Canciller).

  1. Selección de la Música:

La elección de la música en las bodas debe de estar de acuerdo con todas las normas que rigen la música en la liturgia, especialmente las que se encuentran en Cantad al Señor: Música en el Culto Divino. (# 216-222).

404.17.1 La pareja debe elegir con Asistencia: El pastor y / o el músico pastoral / liturgista asistirá a la pareja en la selección de la música apropiada para la ceremonia de la boda. Por otra parte, el músico debe hacer un esfuerzo para ofrecer una amplia gama de selecciones de música a la pareja, sobre todo en la elección de la música para ser cantada por toda la asamblea presentes en la liturgia. (Cantad al Señor, # 218)

404.17.2 Bases para establecer un Juicio: En consulta con el músico pastoral / liturgista, la elección y la colocación de la música de la boda debe seguir las tres sentencias que se proponen en Cantad al Señor (# 126). “Los juicios deben hacerse en conjunto, y ningún juicio individual podrá ser aplicado en forma aislada de los otros dos.” Las valoraciones incluyen: litúrgico, pastoral y musical. (Ver Cantad al Señor, # 126-136)

404.17.3 Música Secular: ”La música secular, a pesar de que pueda hacer hincapié en el amor de los cónyuges  del uno por el otro, no es apropiada para la Sagrada Liturgia. Las canciones que se eligen para la liturgia deben ser apropiadas para la celebración y expresar la fe de la Iglesia”. (Cantad al Señor, # 220)

404.17.4 Música Grabada: Como normal general, ”no se debe  utilizar dentro de la Liturgia” (Cantad al Señor, # 93) El uso de cualquier música grabada debe ser aprobado por el pastor y / o el músico pastoral .

  1. Bodas que suceden en otra Diócesis:

En aquellas situaciones en las que un Católico vive en la Diócesis de Baltimore y pretende casarse con otro (Católico o no Católico) en una Diócesis diferente (ya sea en los EE.UU. o en el extranjero), la parroquia en la Diócesis de Baltimore está obligada a asistir a la parte Católica en la preparación para el matrimonio.

 404.18.1 Responsabilidad y deber de los Clérigos: Se debe recordar que la mayoría de las parejas tienen poco conocimiento o experiencia en la preparación de un matrimonio Católico, por lo tanto, clérigos y líderes pastorales deben proporcionar liderazgo y asistencia a ellos en este momento crucial. Los sacerdotes o diáconos de la Diócesis de Baltimore deben ayudar de cualquier manera posible a todos los que residen en el territorio de su parroquia para asegurarse de que la boda sea un matrimonio válido, independientemente de dónde se produzca la boda. El clérigo o líder pastoral en el lugar del domicilio debe cooperar con el clérigo que será testigo de la unión para coordinar la preparación pastoral necesaria, preparación de documentos y otros elementos para que la boda de la pareja pueda ocurrir sin dificultad.

404.18.2 Documentos Prenupciales:  Si los documentos prenupciales se preparan en la Diócesis de Baltimore para un Católico que reside aquí, el archivo completo prenupcial se someterá al Tribunal Diocesano de manera que el permiso y o dispensación puedan ser garantizados. Estas presentaciones deben de realizarse al menos 60 días antes de la celebración de la boda.

Novia / Novio Dónde Residen los Católico Quién prepara los Documentos Quién concede las Dispensaciones / Permisos
Ambos Católicos Ambos en la Diócesis de Baltimore El Sacerdote de la Diócesis de Baltimore o un sacerdote de fuera

La Diócesis de Baltimore solamente (Ver el cuadro en el punto §404.14.1.)

Católico/No Católico

Diócesis de Baltimore

Solamente la Diócesis de Baltimore

Católico/No Católico Fuera de la Diócesis de Baltimore La Diócesis de Baltimore donde el Católico reside
Ambos Católicos 1 en la Diócesis de Baltimore,
1 fuera de la Diócesis de Baltimore

Tanto la Diócesis de Baltimore como la Diócesis donde otro Católico reside

Ambos Católicos

Ninguno en la Diócesis de Baltimore

La Diócesis donde cualquiera de los Católicos reside

404.18.3 Revisión del Archivo Prenupcial: El archivo prenupcial, con el requisito nihil obstat or visum se envía entonces a la Cancillería de la Diócesis donde se llevará a cabo la boda con las instrucciones para remitir el expediente a la parroquia local, donde está prevista la boda. El clérigo o párroco ministro de la preparación debe incluir estas direcciones al presentar los documentos al Tribunal.

404.18.4 La Pareja debe recibir una Copia de los Archivos:  La pareja recibirá una copia del archivo prenupcial, por  parte del Tribunal de la Diócesis de Baltimore para llevar con ellos a la boda en caso de que los documentos originales se retrasen por cualquier motivo.


RECURSOS

Preparación

1.      The Rite of Christian Marriage [El Rito del Matrimonio Cristiano], nos. 5 & 7.

2.      A Marriage in the Lord: Preparing for Marriage in the Catholic Church [El Matrimonio en el Señor: Preparándose para el Matrimonio en la Iglesia Católica]. Diócesis de Baltimore, 1999.

3.      Joseph M. Champlin, Together for Life: A Preparation for Marriage and for the Ceremony [Juntos de por Vida: La Preparación para el Matrimonio y la Ceremonia]. Notre Dame: Ave Maria Press, 2007 (Varias ediciones incluyendo una para el Matrimonio fuera de la Misa).

4.      Joseph M. Champlin,  Juntos para Toda la Vida: Una Preparación para el Matrimonio y la Ceremonia. Liguori, MO: Liguori Publications, 2007.

5.      Por tu Matrimonio. Sitio web de la USCCB Iniciativa Nacional Pastoral para las parejas comprometidas y aquellos que las ministran. www.portumatrimonio.org

6.      Oficina para el Matrimonio y la Vida Familiar. Programas de preparación, opciones y horarios. Sitio web de la Diócesis de Baltimore, http://www.archbalt.org/family-life/marriage-family/marriage-preparation/index.cfm

  1. Paul Covino, Ceremony Options [Opciones de Ceremonia]. http://foryourmarriage.org/catholic-marriage/planning-a-catholic-wedding/ceremony-options/
  2. Comité Episcopal para los Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud, Iniciativa Nacional Pastoral sobre el Matrimonio, An Analysis of Diocesan Marriage Preparation Policies [Un Análisis de las Políticas de Preparación Matrimoniales Diocesanas]2005 http://www.usccb.org/laity/marriage/mpanalysis.shtml
  3. Robert Ruhnke, C.SS.R., For Better and Forever [Para Mejor y para Siempre]: Resource for Couples Preparing for Christian Marriage [Recursos Para las Parejas preparándose para el Matrimonio Cristiano] (Edición Católica). San Antonio: Recursos para la Preparación al Matrimonio, 2003. También en Español.

10.  Austin Fleming, Parish Weddings [Bodas Parroquiales], Chicago: Liturgy Training Publications, 1987.

  1. Guidelines for Celebration of the Sacraments With Persons With Disabilities [Directrices para la Celebración de los Sacramentos con Personas con Discapacidad], Estados Unidos, Conferencia de Obispos Católicos, 1995.

Celebrantes

  1. The Rite of Christian Marriage  [El Rito del Matrimonio Cristiano], nos. 6, 8, & 9.
  2. The Rite of Marriage [El Rito del Matrimonio], Encuadernamiento & Ritual de Tarjetas (basado en) Together for Life  [Juntos de Por Vida], Notre Dame: Ave María Press, 2002.
  3. A Marriage Sourcebook [Fuente de Referencia para el Matrimonio], ed. by J. Robert Baker, Joni Reiff Gibley, Kevin Charles Gibley. Chicago: Liturgy Training Publications, 1994
  4. The Code of Canon Law [El Código del Derecho Canónico], Cánones 905, 1108 & 1111.

5.      Michael Kwatera, The Liturgical Ministry of Deacons [El Ministerio Litúrgico de los Diáconos], Segunda Edición. Collegeville: Liturgical Press, 2005, págs. 63-66.

Programación

  1. The Code of Canon Law [El Código del Derecho Canónico], Cánones 905 & 1118.
  2. Congregación para el Culto Divino, Directory for Sunday Celebrations in the Absence of a Priest  [Directorio para el Domingo de Celebraciones en la Ausencia de un Sacerdote], 1988, nos. 8 & 10.

Estilo

  1. The Rite of Christian Marriag [El Rito del Matrimonio Cristiano], e, nos. 6-11.
  2. Comité de Obispos en la Liturgia, Concelebration Guidelines [Directrices para la Concelebración], 2003.
  3. Comité de Obispos en la Liturgia, Sing to the LordMusic for Divine Worship [Cantad al Señor: Música para el Culto Divino], 2007. http://www.usccb.org/liturgy/SingToTheLord.pdf.
  4. Paul Covino, Editor, Celebrating Marriage: Preparing the Roman Catholic Wedding Liturgy [Preparando la Liturgia de la boda Católica Romana]. A Workbook for Engaged Couples [Un libro de Trabajo para Parejas Comprometidas]  (Tercera Edición). Oregon Catholic Press, 2006.
  5. Austin Fleming, Parish Weddings [Bodas Pastorales]. Chicago: Liturgy Training Publications, 1987.
  6. Paul Turner, The Catholic Wedding Answer Book [La Boda Católica Libro de Respuestas]. Ministerio & La Revista Litúrgica que responde mas de 101 de las Preguntas Más Frecuentes. Resource Publications, 2001.
  7. Charles M. Wible. I Do and Beyond: Planning the Catholic Wedding Ceremony [Sí y Mas allá: Planeando la Ceremonia de la Boda Católica]. Baltimore, MD: Cathedral Foundation Press, 2010. 


500 EL SACRAMENTO DE LA UNCION DE LOS ENFERMOS

Cristo fortalece a los fieles que están afectados por la enfermedad, proporcionándoles los medios más fuertes de apoyo y consuelo. A los enfermos se les recuerda que Cristo y la Iglesia están en comunión con su sufrimiento.

El Sacramento de la Unción de los Enfermos conferido por la unción con óleo y diciendo las palabras prescritas en los libros litúrgicos, encomienda a los fieles que están gravemente enfermos y a sus sufrimientos al Señor Jesús, a fin de que pueda aliviarles y salvarles (cf. Can 998).

El Sacramento de la Unción de los Enfermos, situado dentro de la Pastoral de Cuidado de los Enfermos y Moribundos, continúa la gran preocupación de Cristo por el bienestar corporal y espiritual de los enfermos. Este ministerio es compartido por todos los cristianos que visitan a los enfermos, los recuerda en la oración y cuida de ellos en caso de necesidad (Cuidado Pastoral de los Enfermos, 43).

Ahora me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes, pues así completo en mi carne, lo que falta en los sufrimientos de Cristo para bien de su cuerpo, que es la Iglesia …” (Col 1,24).

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Que llame a los ancianos de la Iglesia y que oren por él, y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración con la fe salvará al que no puede levantarse y el Señor hará que se levante, y si ha cometido pecado se le perdonarán “. (Santiago 5: 14-15).

“Con la unción de los enfermos y la oración de los presbíteros, toda la Iglesia encomienda los enfermos al Señor paciente y glorificado, para que los alivie y los salve e incluso les exhorta a que, asociándose voluntariamente a la pasión y muerte de Cristo contribuyan así al bien del Pueblo de Dios”. (cf. Lumen Gentium, 11).


501 CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO

501.1 Óleo de los Enfermos:

El sacramento debe ser celebrado con el óleo de los enfermos bendecido por el obispo en la Misa Crismal o, en caso de necesidad, con aceite bendecido por el sacerdote durante la celebración del Sacramento. (Intro. 21-22)

Procedimiento:

La materia propia para el sacramento es el aceite de oliva, o de acuerdo a las circunstancias otro aceite vegetal. (Introducción del Rito de la Unción y de la Pastoral de los Enfermos, #20)301.2 Aspectos integrales de la celebración:

Incluso en los casos de urgencia, el ministro debe dejar claro los tres aspectos distintos e integrales para la celebración de este sacramento: la oración de fe, la imposición de las manos y la unción con aceite. (Intro. 104-107)

Procedimiento:

A) La oración de fe: es la comunidad, representada por el sacerdote, la familia y todos los presentes, que hacen una oración de fe. Si es posible, la persona enferma debe unirse a la oración.

B) La imposición de manos tiene varios significados: significa que la persona enferma es el objeto de la oración de fe de Cristo, es un signo de bendición, y es también una invocación para la venida del Espíritu Santo.

501.3 Celebración Comunitaria del Sacramento:

Se anima a las parroquias e instituciones de salud para que ofrezcan una celebración comunitaria del Sacramento de la Unción de los Enfermos en momentos adecuados durante el año. La unción comunitaria de los enfermos puede ser celebrada por un número grande de personas enfermas, que han sido debidamente preparadas y están dispuestas de acuerdo con las normas dadas en la introducción del Ritual de la Unción de los Enfermos (en adelante Intro. 108-110) y a las normas establecidas por el Arzobispo. (C. 1002, 108-110 Introducción)

Procedimiento:

A) Las celebraciones comunitarias de la Unción, celebradas en la iglesia son un buen testimonio para toda la comunidad. Estas celebraciones litúrgicas también ofrecen una oportunidad para que los enfermos reciban el apoyo de la parroquia en general, a más del apoyo que reciben de quienes los cuidan. Estas celebraciones comunitarias deben ser programadas con suficiente anticipo y deben incluir atención especial a la hospitalidad. Su parroquia también pudiera ofrecer transporte para aquellos que lo necesiten.

B) Ciertos días en el calendario litúrgico constituyen ocasiones para promover la Pastoral de la Sanación de la Iglesia. El Día Mundial de Oración por los Enfermos, 11 de febrero (memorial opcional de Nuestra Señora de Lourdes), la fiesta patronal de la parroquia o diócesis, o santos conocidos por haber curado a enfermos (por ejemplo, San Peregrino, patrón de los pacientes con cáncer ), pueden ser buenas ocasiones para celebrar el Sacramento de la Unción de los Enfermos durante la Misa.

C) Cuando la celebración comunitaria de la Unción de los Enfermos tiene lugar dentro de la Misa, es importante que el sacerdote se asegure que el Sacramento de la Reconciliación esté disponible antes de la Misa, para aquellos que van a ser ungidos, y que quieran celebrar también el Sacramento de la Reconciliación.

D) Por otra parte, cuando la celebración comunitaria se lleva a cabo durante la Misa, es esencial ofrecer una breve catequesis acerca del Sacramento de la Unción, que incluya una explicación indicando quien puede recibir el Sacramento.

501.4 Oportunidades para la Catequesis:

Debe haber oportunidades, privadas y comunales, para catequesis,  con el fin de formar a los fieles, para que cuando llegue el momento, puedan recibir el Sacramento de la Unción con la disposición y devoción debidas. (Cuidado Pastoral de los Enfermos no. 13)

Procedimiento:

La catequesis debe incluir: el misterio del sufrimiento, la unión del sufrimiento con la Pasión de Cristo, la celebración, el ministro, el recipiente, y los efectos del Sacramento.

(CIC 1514-1525)


502 MINISTRO DEL SACRAMENTO

Norma:

Únicamente el sacerdote es el ministro de la Unción de los Enfermos. Esta función es normalmente ejercida por los obispos, pastores, pastores asociados, sacerdotes capellanes de centros de salud, y los superiores de institutos religiosos clericales. Estos ministros, con la asistencia de religiosos y laicos, tienen la responsabilidad pastoral de preparar a los enfermos y a todos quienes estén presentes, para celebrar el Sacramento debidamente. (Intro

16, 17)

Procedimiento:

Sólo los sacerdotes (obispos y presbíteros) son ministros del Sacramento de la Unción de los Enfermos. Ni diáconos ni laicos pueden ejercer este ministerio. En este sacramento, al igual que en los demás sacramentos, es Jesucristo, quien obra; el sacerdote es el instrumento vivo y visible. El representa a Cristo y a la misma vez hace que Cristo esté presente de una forma especial, de manera que este Sacramento tiene una dignidad y una eficacia particular.


503 QUIEN RECIBE EL SACRAMENTO

503.1 Quién puede recibir el Sacramento:

Tan pronto como cualquiera de los fieles comience a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez, ese el momento apropiado para recibir este sacramento. (CIC. 1514)

503.2 Recibir el Sacramento varias veces:

Una persona enferma que ha recibido esta unción, pero se recuperó, puede recibir de nuevo este Sacramento, en el caso de una nueva enfermedad grave. Si durante la misma enfermedad la condición de la persona se vuelve más grave, el Sacramento puede ser repetido. Es apropiado recibir la Unción de los Enfermos antes ingresar para tener una cirugía.  También es posible celebrar este Sacramento con los ancianos, cuya fragilidad se hace más pronunciada. (CIC.1515)

503.3 Cuando administrar el Sacramento:

Este sacramento puede ser administrado incluso en caso de duda sobre si el enfermo ha alcanzado el uso de razón, sufre una enfermedad grave o ha fallecido ya. (Can 1005)

503.4 Personas con Discapacidades:

Dado que la discapacidad no indica necesariamente una enfermedad, los católicos con discapacidades deben recibir el Sacramento de la Unción de acuerdo a las mismas normas y en las mismas circunstancias que cualquier otro cristiano. Las personas con discapacidades pueden a veces ser servidas mejor a través de su inclusión en la celebración comunitaria del Sacramento de la Unción.


504 VIÁTICO PARA LOS MORIBUNDOS

504.1 El Ministro del Viático:

El ministro ordinario del viático es el sacerdote. En caso de necesidad, un diácono o cualquier miembro de los fieles que ha sido debidamente designado puede administrar el viático. (Cuidado Pastoral de los Enfermos  no. 29)

Procedimiento:

Un diácono u otro ministro pueden administrar el viático de acuerdo al rito previsto “Viático fuera de la Misa”. (Pastoral de los Enfermos, nn. 197-211)

504.2 Al recibir el Viático:

Cuando sea posible, el Viático debe ser recibido dentro de la Misa, cuando el moribundo sea capaz de participar y responder. Ya que la celebración del Viático generalmente se lleva a cabo en circunstancias que limitan la celebración de la Misa, un Rito para la Misa simplificado puede ser usado. (Cuidado Pastoral de los Enfermos,  no. 177-178, 189-196)


505 PASTORAL DE LOS ENFERMOS EN AUSENCIA DE UN SACERDOTE

505.1 Responsabilidad hacia de los Enfermos:

El cuidado pastoral de los enfermos y ancianos es responsabilidad de toda la comunidad de fe. Recordando a los enfermos en la oración, celebrando los sacramentos junto con los enfermos, y visitando a los enfermos, toda la comunidad de los fieles participa en el cuidado pastoral de los enfermos. (Cuidado Pastoral de los Enfermos, no. 43)

505.2 Visitas a los enfermos:

Los fieles que visitan a los enfermos les ayudan a rezar, y comparten con ellos la palabra de Dios que ha sido proclamada en medio de la asamblea en la cual no pueden participar debido a su enfermedad (Cuidado Pastoral de los Enfermos, no,. 46, 54-70).

505.3 Comunión Para los Enfermos:

Para proveer la comunión frecuente a los fieles que están enfermos y privados de poder participar en la comunidad Eucarística, es importante recordar que la recepción de la Santa Comunión es un elemento importante de una visita a los enfermos. Los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión que visitan a los enfermos deben recibir formación y ayuda adicional, además de lo que fuere necesario para servir a la comunidad parroquial. (Cuidado Pastoral de los Enfermos, no. 51, 71-96)


RECURSOS

1. Catecismo de la Iglesia Católica

Segunda Parte, Sección Segunda, Capítulo Segundo, Artículo 5: La Unción de los Enfermos
http://www.vatican.va/archive/ENG0015/_INDEX.HTM

2. Código de Derecho Canónico

Libro IV, Parte I, Título V: El Sacramento de la Unción de los Enfermos (Canon 998 – 1007)

http://www.vatican.va/archive/ENG1104/_INDEX.HTM

3. Cuidado Pastoral de los Enfermos: Ritos de la Unción y Viático

4. Documentos del Concilio Vaticano II
Sacrosanctum Concilium (no.73-75)

http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19631204_sacrosanctum-concilium_en.html

Lumen Gentium (no.  11)
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_en.html

Gaudium et Spes
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_en.html

5. Otros documentos pertinentes

Instrucción sobre las oraciones de sanación- Congregación para la Doctrina de la Fe
http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20001123_istruzione_en.html

Guías para la celebración de los sacramentos con las personas con discapacidades
http://www.usccb.org/beliefs-and-teachings/how-we-teach/catechesis/upload/guidelines-for-sacraments-disabilities.pdf