Archdiocese of Baltimore Logo

Stay Connected   Share   Print   

Vida de los Santos

Beata Laurita Vicuña

Beata Laurita Vicuña - Fecha central: 22 de enero

Nació en Chile en 1891. A raíz de la muerte de su padre (1895) se trasladó junto con su madre y su hermana a Junín de los Andes (provincia de Neuquén-Argentina). En esta región ingresó al colegio Misión-María Auxiliadora. En ese tiempo su familia atravesaba por una difícil situación económica por lo que la madre de Laura accedió a convivir con Manuel Mora, un hacendado de la zona.

Al enterarse Laura de esta situación y al negarse ella misma a las propuestas de Mora, ofreció su vida a Dios por la salvación de su madre. A los pocos días cayó enferma y luego de un largo tiempo de sufrimiento, en sus últimos momentos confesó a su madre la promesa que había hecho. La madre de Laura conmovida por su entrega, se reconcilió con Dios y se alejó definitivamente de Mora. Laura falleció el 22 de enero de 1904 a la edad de 13 años y sus restos se encuentran en la capilla de María Auxiliadora. El Papa Juan Pablo II la beatificó en 1988.

Beato Alberto Hurtado

Beato Alberto Hurtado

Alberto Hurtado Cruchaga nació en Chile, en la ciudad de Viña del Mar el 22 de Enero de 1901, en una familia muy cristiana y unida.

Cuando sólo tenía 4 años murió su padre, quedando su madre Anita, sola a cargo de su cuidado y al de su hermano Miguel. En 1909 entró al Colegio San Ignacio, donde se distinguió por ser buen compañero, alegre, comunicativo y muy piadoso.

Con gran generosidad ocupaba su tiempo libre en visitar y ayudar a los más necesitados. Terminado el colegio estudió leyes en la Universidad Católica, trabajando al mismo tiempo para ayudar a su madre, pero su vocación era otra: ser sacerdote.

Cuando su hijo le comunicó su decisión de hacerse sacerdote Jesuita, ella aceptó con alegría.

Entró entonces al noviciado y después de largos estudios y pruebas, fue ordenado sacerdote en 1933, en Bélgica.

Regresó a Chile, donde se dedicó de lleno a sus alumnos del colegio, a los cuales no sólo enseñaba sino que dirigía espiritualmente. Fue un gran educador de juventudes.

Una noche el Padre Hurtado encontró un pobre, enfermo y miserable, que no tenía donde ir; otra noche vio a un grupo de niños abandonados que dormían bajo los puentes del río Mapocho; quiso ayudarlos. Reunió personas generosas que dieron lo que tenían: dinero, joyas, terrenos... Y así fundó lo que sería y es su gran obra: El Hogar de Cristo.

Con incansable amor, él salía en su camioneta verde a recoger a los pobres y a los niños para llevarlos al Hogar a tomar leche caliente y dormir en una verdadera cama... En cada necesitado veía a Cristo sufriente. Más tarde fundaría talleres para darles educación y capacitarlos en un trabajo digno. Caracterizado por una carismática personalidad, Alberto Hurtado se ordena sacerdote de la Compañía de Jesús dedicándose desde el inicio, a promover el apostolado entre los jóvenes.

Al mismo tiempo, el sacerdote jesuita combatió con energía a las distintas corrientes ideológicas que intentaban influir en la acción solidaria; incluso fundo grupos sindicales de inspiración cristiana para difundir el pensamiento social cristiano en los sectores sindicales.

Un día cayó enfermo de cáncer, hospitalizado y con muchos dolores, nunca se quejó. Aceptaba la voluntad de Dios y repetía: "CONTENTO, SEÑOR, CONTENTO".

El 18 de Agosto de 1952 el Señor se lo llevó junto a Él. Sus restos mortales se encuentran en el Santuario a su memoria. Para celebrar este acontecimiento el parlamento chileno decretó asignar el día 18 de Agosto de cada año como el día de la Solidaridad, en honor al beato Sacerdote.

Iniciado en Roma el proceso de beatificación, ésta se hizo realidad el día 16 de Octubre de 1994, en la ciudad del Vaticano en que el Papa Juan Pablo II lo beatificó.

Beato Miguel Pro

Beato Miguel Pro - Fiesta 23 de noviembre

En 1914 la situación se torna crítica y el rector del seminario decide sacar a todos los miembros de la comunidad del país.

Algunos hermanos llegaron a Texas y California. Otros partieron rumbo a Nicaragua, España y Bélgica. Miguel pasó por varios países y en cada lugar trabajó como maestro y continuó sus propios estudios.

Fue ordenado sacerdote en Bélgica el 31 de agosto de 1925. Al poco tiempo se enfermó y sus superiores decidieron enviarlo de regreso a México sin conocer el problema de la persecución religiosa en el país.

En 1926 llegó a México y a los pocos días se suprimió el culto público.

Miguel entonces ejerció su ministerio en secreto en varias parroquias por lo que sufrió una dura persecución por parte de las autoridades. Un tiempo después fue arrestado y luego liberado, pero esto no lo amedrentó y por el contrario reinició su labor con más fuerza que antes.

Se trasladaba por toda la capital en bicicleta para llevar la comunión, bautizar, confesar, administrar los santos óleos y realizar matrimonios, además de recolectar y distribuir alimentos entre los pobres. En noviembre de 1927 los tres hermanos Pro son arrestados y acusados como responsables del atentado contra el presidente Calles. Se ordenó su ejecución sin juicio alguno.

El día de la ejecución el padre Miguel es el primero en salir de la prisión. Como última voluntad pide un tiempo para rezar. Luego se puso de pie y con los brazos extendidos en forma de cruz, rehusó ser vendado. En el momento de ser fusilado dijo con voz firme y clara: Viva Cristo rey!

El general Calles pensaba que la ejecución sería una ocasión para celebrar la cobardía de los católicos mexicanos e invitó a la prensa. Pero la muerte fue tan heroica que las fotografías produjeron el efecto contrario. Al día siguiente miles de personas acompañaron los restos del padre Miguel. El Padre Pro fue beatificado en México el 26 de setiembre de 1988 por el Papa Juan Pablo II.

Beato Juan Diego

Beato Juan Diego - Fiesta: 9 de diciembre

El beato Juan Diego nació en 1474. Juan Diego perteneció a la más numerosa y baja clase del Imperio Azteca, sin llegar a ser esclavo. Poseía un terreno en el que construyó una pequeña vivienda. Contrajo matrimonio pero no tuvo hijos. Entre 1524 y 1525 se convierte al cristianismo y fue bautizado junto su esposa, recibiendo el nombre de Juan Diego. Aún antes de su conversión Juan Diego era un hombre pidoso y religioso. Su esposa falleció en 1529, desde ese momento Juan Diego se fue a vivir con su tío Juan Bernardino.

Durante una de sus caminatas a Tecnochtitlán, ocurre la primera aparición Nuestra Señora, en el lugar ahora conocido como "Capilla del Cerrito" donde la Virgen María le habló en su idioma, el náhuatl. Juan Diego tenía 57 años en el momento de las apariciones. Luego del milagro de Guadalupe Juan Diego fue a vivir a un pequeño cuarto pegado a la capilla que alojaba la santa imagen, tras dejar todfas sus pertenencias a su tío Juan Bernardino.

Pasó el resto de su vida dedicado a la difusión del relato de las apariciones entre la gente de su pueblo. Murió el 30 de mayo de 1548, a la edad de 74 años.

Juan Diego fue beatificado en  de abril de 1990 por el Papa Juan Pablo II.

Canonizado el 31 de Julio de 2002, Basilica de Guadalupe, Mexico por el Papa Juan Pablo II.